A la hora de afrontar la compra de un coche, la segunda inversión doméstica más importante por detrás de la vivienda, ajustarse al presupuesto sigue siendo esencial para casi siete de cada diez compradores. Sin embargo, en un contexto anticontaminación, las emisiones han duplicado su peso entre los factores más decisivos en el último año, siendo ya fundamental para casi tres de cada diez.

Esta preocupación creciente por las emisiones pasa también factura a los diésel, apunta el III Informe “Españoles ante la Nueva Movilidad”. De hecho, las incertidumbres creadas en torno a este combustible y las posibles restricciones al tráfico en las grandes ciudades empujan al 40% de esos conductores condicionados por las medidas anticontaminación a dejar de lado esta motorización como opción de compra.

Las políticas de movilidad urbana, que tienden a restringir el uso del coche privado, empujan a los españoles a decantarse por otras soluciones de movilidad. Así, el servicio de 'carsharing/carpooling' ha sido utilizado por el 22,5% de los conductores en Madrid en tan sólo un año, siendo los jóvenes de hasta 30 años los que mejor lo han acogido. Así, un 30% reconoce usarlo, mientras que hay un 20% que todavía no lo ha utilizado pero les gustaría hacerlo. Este porcentaje es más del doble que la media nacional, que se situó en el 13,8%.