La Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA) confirmó recientemente la novena posición de España en el ranking mundial de fabricantes de vehículos en 2014, escalando tres puestos comparado con el año anterior, superando a Rusia, Canadá y Tailandia.

 

España cerró en ejercicio 2014 con un crecimiento del 11%, el mayor entre los principales países productores de la UE.

Las claves de este ascenso son, por un lado, el fuerte elemento exportador diversificando cada vez más los destinos, un incremento del mercado interior español (gracias a los Planes Pive y Pima Aire) y el esfuerzo de flexibilidad de empresas y sindicatos para aumentar la competitividad de nuestras fábricas, así como un fuerte dinamismo del sector de componentes afincado en España.

De la misma forma, las altas inversiones anunciadas por los fabricantes y los nuevos modelos adjudicados a las factorías españolas empujarán al alza los volúmenes de producción en los próximos ejercicios, acercándonos al objetivo del "Plan 3 Millones", volver a fabricar tres millones de vehículos en el año 2017.