Fedeme, Aprocom y las centrales sindicales CC.OO y UGT firmaban, el pasado 23 de noviembre, el nuevo Convenio Colectivo para el sector de Comercio de Maquinaria Industrial, Agrícola, Material Eléctrico, Aparatos Electrodomésticos, Mobiliario y Material de Oficina de Sevilla, por el que se rigen unas 1.051 empresas y 5.384 trabajadores de la provincia. El texto ahora suscrito sustituye al anterior, que si bien tuvo una vigencia inicial de tres años (2014/2016), resultó prorrogado con mantenimiento de salario y condiciones durante 2017.

Respecto al proceso negociador, Fedem destaca “la dificultad que para la representación empresarial han supuesto los pactos que en 2014 se incorporaron al convenio, necesarios entonces para un sector afectado por una situación de grave crisis, pero que resultaron muy restrictivos para la parte social”.

Los acuerdos suscritos en aquel momento fueron la eliminación del denominado plus de transporte; la reducción del complemento para la incapacidad temporal por enfermedad común; el incremento de la bolsa horaria irregular; la creación de la figura del Salario de Nuevo Ingreso; la reducción del precio del kilometraje, que pasó de 0,26 a 0,19 euros. Además, el último Convenio Colectivo resultó también muy moderado salarialmente, con incrementos anuales del 0%, 0,8%, 0,9% y 0%, respectivamente.

En la negociación de 2018, estos acuerdos han llevado a los sindicatos a reivindicar durante el proceso la recuperación de las condiciones económicas/laborales perdidas por los trabajadores del sector en el último Convenio, así como la eliminación de la cláusula de compensación de incrementos salariales, actualmente existente.

Frente a la insistencia de los sindicatos, tanto Fedeme como Aprocom contaban con líneas rojas “inasumibles” en la negociación, según destacan las patronales, “como eran la reimplantación del plus de transporte; el retroceso en las mejoras alcanzadas en materia de incapacidad temporal; la eliminación del Salario de Nuevo Ingreso como incentivo a la contratación; limitaciones en la bolsa horaria irregular; y, sobre todo, la supresión de la posibilidad compensación/absorción de los incrementos salariales pactados, planteamientos todos que han podido salvarse en esta ocasión”.