Para la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor y Recambios, este borrador de la Ley de Cambio Climático genera “más incertidumbre en los ciudadanos, que ven como paulatinamente se propagan mensajes negativos en torno a una tecnología, la de los motores térmicos de última generación, que es perfectamente viable y, sobre todo, necesaria en el momento actual”.

Al igual que la totalidad de las organizaciones del sector de la automoción en España y Europa, Ganvam aboga por una transición ordenada y, por encima de todo, responsable. “La sostenibilidad, el respeto al medio ambiente y el cuidado del aire de las ciudades está en la agenda del sector de la distribución desde hace más de una década”.

Buena prueba de ello es, según la asociación, que “la distribución ha hecho sus deberes, ofreciendo cada vez más modelos de bajas o cero emisiones, contribuyendo así a generar conciencia en la sociedad y abordar una necesaria transformación que, en un futuro no muy lejano, nos llevará a generar energía de manera más limpia y renovable, no sólo para impulsar la movilidad, sino para toda la sociedad”.

La patronal de la distribución aboga por un cambio progresivo en los modelos de propulsión, pero sin demonizar tecnologías que hoy son completamente necesarias

Además, Ganvam insiste de nuevo en la necesidad de un Plan de Achatarramiento que retire los vehículos más antiguos de la circulación, “no sólo porque son menos eficientes en cuanto a consumo y emisiones, sino porque influyen muy negativamente en la siniestralidad y, por lo tanto, en la seguridad vial”.

En palabras de Ana Sánchez, directora general de Ganvam, “estamos seguros de que el Gobierno va a proponer medidas estructurales para que la transición sea ordenada hacia las nuevas fuentes de energía que la movilidad del futuro exige, pero un borrador como el que hemos conocido, que prohíbe pero no propone ninguna solución, no es el tipo de respuesta que ni nuestro sector, ni la sociedad, necesitan”.