La aportación de la posventa (taller y recambios) a la rentabilidad de los concesionarios retrocedió cinco puntos durante el primer trimestre hasta el 60%, debido al descenso de las ventas de coches y el progresivo envejecimiento del parque, según refleja el Informe Rentabilidad de las Redes de Distribución elaborado por Snap On Business Solutions para Ganvam. Las matriculaciones caían a un ritmo del 11,5% hasta marzo y la antigüedad del parque se mueve ya en los 9,5 años de media.

De esta forma, las cuentas de resultados de los concesionarios volvieron a marcar números rojos en el primer trimestre, dejándose medio punto con respecto al mismo periodo del año anterior y situándose en una rentabilidad del -1,5%.
Concretamente, la reducción de márgenes hay que buscarla en los tres millones de coches que se han dejado de vender en estos últimos años por la crisis, pero también al hecho de que los vehículos viejos pasan menos por el taller y sus reparaciones son de menor cuantía.
A estos dos factores, hay que sumar también la competencia desleal de talleres clandestinos que jugando exclusivamente la baza del precio concentran ya más del 17% del total de las reparaciones, llegando al 30% en algunas zonas de España, lo que genera unas pérdidas anuales de más de mil millones de euros para el sector posventa.
El informe de Ganvam revela que, dentro de la posventa, el taller mecánico es el que peor lo está pasando por ser más sensible a los vaivenes del mercado. De hecho, su actividad ha retrocedido un 6,5% en el primer trimestre, representando ya sólo el 16% del total de las cuentas de los concesionarios, cinco puntos menos que en el mismo periodo del año pasado.
Por su parte, el negocio de recambios de los concesionarios consiguió mantenerse estable en el primer trimestre, amortiguando la caída de la actividad de los talleres con la venta directa de piezas en el mercado independiente. Su aportación a la rentabilidad de las redes de distribución representó el 44% hasta marzo.
En términos de facturación, la actividad del taller sólo supuso el 7% de los ingresos totales del servicio oficial, frente al 8% del año pasado; mientras que la de los recambios se mantuvo estable en el 19% durante el primer trimestre.
Ante esta situación, la patronal defiende la puesta en marcha de un plan integral para revitalizar la posventa con medidas que permitan erradicar los talleres pirata o seguir avanzando en la Ley de Seguridad Vial con iniciativas como la que permite a los talleres desprenderse de los coches ??"generalmente de alta edad- que los dueños dejan abandonados en sus instalaciones por no compensarles el pago de la factura. Además, proponen reforzar las inspecciones de vehículos y profundizar en la liberalización de las ITVs.