Varios gurús del entorno financiero -Antonio Banda (Feelcapital), Javier Bollain (Mercavalor), Pablo Martínez (Fidentis Equities) y Francisco García Paramés (Cobas Asset Management)- aprovecharon el Congreso de Aser para realizar una panorámica de cómo ven desde el sector financiero al sector de la automoción y la posventa.

Todos ellos coincidieron en señalar la cada vez mayor influencia de la política en el contexto económico y financiero. También incidieron en la creciente competitividad de España y su tejido empresarial, que ha evolucionado muchísimo en los últimos años, de forma paralela al casi julo esfuerzo del sector público.

La compra de Opel por parte de PSA fue otro de los temas estrella del debate. Los ponentes indicaron que se van a dar más fusiones para que los constructores puedan seguir siendo competitivos. PSA intenta lograr un mayor volumen de venta de coches, “con una compañía que no ha ganado dinero nunca”.

Pablo Martínez también señaló que pese a que la automoción suponga en torno al 10% del PIB, “apenas está representada en los mercados financieros”. Martínez explicó que el IBEX está compuesto por la Banca, Telefónica y eléctricas, por lo que este mercado financiero “apenas representa al ciclo económico” y animó a ir a otro mercado bursátil, el MAB (Mercado Alternativo Bursátil), pensado para compañías medianas y que supone una interesante forma de financiación, alternativa a la bancaria. “Hay mucho apetito de inversores por invertir en sectores como el suyo, pujante y ligado al ciclo económico”, apostilló.

Más en detalle, hablando de la distribución, los ponentes declararon conocerlo poco. “Como inversores, tendemos a valorar mejor el aftermarket que el OEM, ya que los mercados primarios son más erráticos. Es algo a desarrollar, invertir en este mercado”, explicó García Paramés. “Ser pequeños reduce mucho las posibilidades al salir a bolsa; las fusiones suelen ser la combinación del éxito de una empresa con el fracaso de otra”, añadió Bollaín, señalando que “es difícil que a medio plazo se supere esta fragmentación”.

El coche conectado y autónomo, la electrificación del centro de las ciudades o el proteccionismo de Trump y el Brexit fueron otros aspectos abordados. “El proteccionismo siempre es negativo, son medidas populistas que no supondrán una solución real para nadie”, coincidieron. “Y si el proteccionismo se extiende, todos los países crecerán menos”.