La Guardia Civil ha detectado un total de 42 talleres ilegales en Aragón, expuso Conepa, la Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción, tras solicitar la información a los cuerpos de seguridad.

 

"Llevamos años denunciando esta situación, pero no se conseguía nada, por lo que solicitamos una actuación coordinada que ya empieza a dar resultados", explican desde Conepa. Recordemos, en este sentido, que esta actividad es una lacra para la economía del país, como indicábamos en un artículo publicado en esta web.

En la comunidad aragonesa se ha abierto expediente por 32 establecimientos de reparación (15 en la provincia de Zaragoza, 3 en la Huesca y 14 en la de Teruel) que actuaban de alguna manera irregularmente. Además, se han localizado una decena de puntos de actividad que, sin estar anunciados como tales, ejercían como talleres ocultos. "Hay gente trabajando en garajes privados, chalés, fincas...", critican.

En la capital aragonesa, por ejemplo, muchos de ellos se ubican en zonas poco pobladas, en especial en el área metropolitana y en los barrios rurales, donde pueden llevar a cabo esta actividad con mayor discreción. Y aunque la mayoría no están acondicionados para grandes reparaciones, ofrecen cambios de rueda, de aceite, y pequeñas averías y golpes de chapa a precios muy por debajo del mercado legal.