Una serie de inspecciones de la Guardia Civil han permitido detectar y denunciar a 15 talleres mecánicos que operaban de forma irregular en la provincia de Zamora. Así se lo ha comunicado la benemérita a la Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción, Conepa.

 

En todos los casos los locales tenían aspecto de taller legal pero, sin embargo, no elaboraban facturas, no pagaban impuestos y, lo que es peor para el consumidor final, no ofrecían ningún tipo de garantía.

La inspección ha buscado también talleres ocultos, mecánicos que desarrollaran su actividad en garajes o locales y que no dieran aspecto de negocios al uso. En este caso, detallan desde Conepa, no se ha encontrado ningún caso en la provincia.

Los empresarios aseguran que la actividad ilegal en el sector se ha disparado como consecuencia de la crisis económica. Obviamente, la situación surge de una realidad, y es que cada vez hay más usuarios que se deciden por acudir a estos puntos de reparación porque suelen ser más económicos y no se declaran impuestos.

Los datos que maneja Conepa hacen imposible precisar el número de usuarios que lleva su vehículo a estos talleres, pero "calculamos que son alrededor del 25%".