Después de 14 etapas, casi 2.000 kilómetros sin emisiones y 200 Kg de CO2 evitadas a la atmósfera, la I Edición de la Vuelta a España en vehículo eléctrico terminó en Madrid el pasado 11 de junio tras recorrer los poco más de 14 kilómetros que separan la sede corporativa de Endesa en Madrid del Paseo del Prado de la capital.

Los seis coches utilizados durante la Vuelta (BMW, Nissan, Kia, Renault, smart y Volkswagen) se desplazaron en caravana, conducidos por los empleados de Endesa hasta el punto de destino, tal y como ha sucedido en cada una de las etapas. Este último evento celebrado en Madrid contó con la presencia del consejero delegado de Endesa, José Bogas, y coordinador general de Alcaldía del Ayuntamiento, Luis Cueto.

La vuelta, que comenzó el pasado 24 de mayo en As Pontes, ha constado de un total de 14 etapas, con cerca de 2.000 kilómetros recorridos a través de 19 provincias españolas, tanto de la Península como de las Islas. El coche oficial de la Vuelta contaba en cada etapa con un piloto (un empleado de Endesa) y copilotos muy especiales (un monologuista muy reconocido) para divulgar en clave de humor la movilidad sostenible.

Como el coche oficial de cada etapa llevaba instaladas cámaras por todo el habitáculo, se han podido grabar las sensaciones de los pilotos y la interacción con el invitado, esas experiencias que se han compartido etapa tras etapa en la web oficial de la Vuelta y en redes sociales.

Por otro lado, el Plan de Movilidad Eléctrica para Empleados, lanzado en 2015, alcanza su tercera edición, con el objetivo de que otros 250 trabajadores de Endesa se sumen a los 274 empleados que ya se han sumado a circular sin emisiones. Así, un 70% de los turismos eléctricos vendidos en España en este tiempo lo conducen empleados de la compañía, vehículos que ya han recorrido más de tres millones kilómetros, evitando la emisión a la atmósfera de más de 600 toneladas de CO2 cada año.

El plan lleva asociado la instalación de infraestructura de recarga en las principales sedes de la compañía al servicio del empleado. En concreto, 22 puntos de recarga semi-rápida para que, en caso de necesidad, se pueda recargar el vehículo en horas de trabajo. Además, las sedes sociales de Madrid, Barcelona y Sevilla cuentan con puntos de recarga rápida que, en menos de 20 minutos, cargan el 80% de la batería.