La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) ha hecho público un comunicado en el que denuncia la proliferación de dispositivos que inhabilitan el SCR de los camiones Euro 6, permitiendo que éstos circulen sin AdBlue, con el consiguiente perjuicio al medio ambiente, según informan nuestros compañeros de TodoTransporte.com. “ACEA condena con dureza la publicidad, venta y utilización de cualquier dispositivo posventa que pueda ser utilizado por los transportistas para apagar los sistemas de control de emisiones”, afirman desde la asociación.

La principal tecnología de reducción de NOX es el SCR, que requiere la dosificación de AdBlue para habilitar la reducción efectiva de NOX. Sin embargo, últimamente se han popularizado dispositivos “emuladores de AdBlue” para puentear o incluso detener los sistemas de inyección de AdBlue.

Si no se produce la inyección de AdBlue no habrá reducción de Nox en el sistema SCR. Ésto permite a los transportistas ahorrarse el coste del repostaje del AdBlue pagando, eso sí, un elevado precio medioambiental en forma de un mayor nivel de emisiones contaminantes.

“Quienes hagan esta trampa oficialmente estarán operando con un vehículo Euro 6 y beneficiándose en consecuencia de determinados incentivos, como peajes más baratos, cuando en realidad sus camiones estarán contaminando muy por encima de ese estándar de emisiones”, denuncian desde ACEA, cuyos responsables sostienen que “hay muchas páginas web y distribuidores que ofrecen este tipo de dispositivos que anulan el SCR, en un amplio rango de precios y capacidades”.

Desde ACEA ya alertaron a la Unión Europea en 2012 de la proliferación de este tipo de dispositivos, “pero no se ha tomado ninguna medida”. Por eso, la asociación ahora pide a los Estados miembros de la UE que “prohíban la venta de cualquier dispositivo (ya sea hardware o software) que pueda evitar la acción de los sistemas de control de emisiones de los vehículos”.

Los responsables de la patronal europea de fabricantes de vehículos piden a las autoridades comunitarias que “pongan en marcha inspecciones en carretera por parte de policías autorizados para detener y registrar vehículos, de forma que los transportistas sean conscientes de que si son ‘pillados' usando uno de estos dispositivos, se enfrentarán a una sustanciosa multa o su vehículo será tratado del mismo modo que si se hubieran detectado defectos en los sistemas de seguridad”.