El Consejo de Ministros aprobó, el pasado 9 de diciembre, un Real Decreto de medidas para la implantación de una infraestructura para los combustibles alternativos y un Marco de Acción Nacional de Energías Alternativas en el Transporte, con el objetivo de reducir la dependencia del petróleo en el transporte y de promover el mercado de los medios de tránsito sostenibles (por carretera, marítimos y aéreos), informan desde Sernauto.

Ambas medidas se enmarcan dentro de la trasposición de la Directiva 2014/94/UE que regula las acciones concretas para asegurar la creación de una infraestructura que garantice el suministro de electricidad, de hidrógeno y de gas natural en el sector transporte, así como la información que debe facilitarse a los usuarios. El objetivo es que en 2020 la cuota de mercado para las energías renovables en el transporte sea de un 10%.

El Real Decreto establece los requisitos básicos de la infraestructura de los combustibles alternativos al petróleo y concreta las especificaciones técnicas de los puntos de recarga para vehículos eléctricos, así como para las instalaciones de suministro eléctrico para buques, puntos de repostaje de hidrógeno en carretera y puntos de repostaje de gas natural para el transporte. Establece, entre otras, la obligación de que los gestores de recarga públicos hagan posibles estas recargas sin necesidad de contrato previo.

Asimismo, incluye una serie de obligaciones de información al consumidor. En este sentido, los fabricantes de vehículos deberán informar sobre los tipos de carburante que acepta cada vehículo, que deberá figurar en los manuales de los medios de transporte, en los puntos de repostaje y recarga y en los concesionarios. Además, será necesario regular la información relativa a los precios del gas natural y el hidrógeno, de forma que el consumidor pueda comparar fácilmente el precio de estos combustibles frente al de los tradicionales. También se pondrán a disposición de los usuarios los datos de la situación geográfica de los puntos de repostaje y recarga.

En cuanto a la aprobación del Marco de Energías Alternativas en el Transporte, tiene como objetivo aumentar la sostenibilidad del sistema eléctrico y gasista, mejorar la balanza comercial al reducir las importaciones de petróleo y enfocar a la industria de automoción, naval y de equipamiento industrial hacia tecnologías de futuro.