En una entrevista al periódico El Comercio, Rogelio Cuesta, presidente de la Asociación del Automóvil del Principado de Asturias (ASPA), recalca que la incidencia de los talleres irregulares en los ingresos de los legales en Siero es del 30%; de hecho, en el municipio y el Principado de Asturias, en general, uno de cada tres talleres opera de manera ilícita. “Son centros que no pagan impuestos ni gestionan residuos y que, por tanto, desarrollan una competencia desleal”, destaca el responsable.

“Llevamos varios años insistiendo con la administración para combatir la economía sumergida”, recalca el presidente de la patronal, que calcula que, tanto en el área central de Asturias como en el resto de la región, de cada 1.000 talleres 300 son ilegales. Además, Cuesta destaca la colaboración del Seprona, “dentro de sus posibilidades”, en la localización de estos puntos irregulares de reparación de vehículos.

Los profesionales de la reparación en Siero constatan la nutrida presencia de centros ilícitos de puesta a punto de coches en el municipio y, asimismo, el excesivo celo con el que se inspecciona a los centros de reparación de vehículos en regla, informa la misma fuente. “Cada vez que denunciamos un taller ilegal se investiga a cinco que no lo son; sabemos de gente que lleva diez años reparando coches de manera irregular, con decenas de denuncias y que siguen ahí”, declara el presidente de la patronal.

Desde Talleres Tonín, en Pola de Siero, Mercedes Castro apunta que saben que hay muchos talleres ilegales, pero “el problema es que las inspecciones nos las hacen sobre todo a los que no lo somos”. Por su parte, Juan Pablo Álvarez, de Electro-Test, en Lugones, afirma que “se oye mucho” entre la profesión la presencia de negocios ilícitos e insiste que es necesario combatir “la competencia desleal”.

Noelia Gómez Estrada de Precamotor, en Pola de Siero, constata que “hace poco se hizo una batida bastante importante” para detectar talleres ilegales en la zona, para añadir que “los profesionales sí que notamos una merma en la facturación por la competencia desleal, pagamos todos los meses impuestos y otros gastos y cada poco tenemos una inspección”.