La segunda jornada de huelga convocada para el pasado 27 de junio por el sector del metal en la provincia de A Coruña se saldó con un mayor seguimiento que la de la semana pasada tanto en las grandes empresas, como en actividades dominadas por pymes, en la mayor parte sin representación sindical, como los talleres de reparación y los concesionarios, según los portavoces en la comarca de los tres sindicatos convocantes, UGT, CIG y CCOO, informa La Opinión de Coruña.

Empleados de talleres y concesionarios participaron en un piquete informativo en los concesionarios de Perillo, en torno a la N-VI, y tras celebrar distintas asambleas, logró que algunos trabajadores abandonasen sus puestos, según explicó Arturo Julián, secretario comarcal del metal de CC.OO, mientras que Eduardo Caamaño, de la CIG, señaló que el seguimiento en este sector fue menor, del 50%, aunque satisfactorio dado que la semana pasada apenas se había sumado a la protesta.

Los sindicalistas se concentraron a mediodía en la plaza Luis Seoane, ante la sede de la Confederación de Empresarios de A Coruña (CEC) para exigir que el convenio del metal “digno” y que la patronal deje de "bloquear" con su actitud dilatoria la negociación. Por su parte, la portavoz de la patronal, Beatriz Regos, ha indicado a Efe que al acuerdo sólo le quedan unos flecos “que serían fáciles de limar” y rechazó que la jornada de paros haya sido tan exitosa como proclaman los sindicatos, a los que acusa de mantener una “postura inamovible” desde octubre del año pasado.