La presidenta de Sernauto, María Helena Antolin, participó en la cumbre “Empresas Españolas: Liderando el Futuro”, organizada por CEOE, donde representantes del mundo empresarial español expusieron hasta el 25 de junio su perspectiva de la situación actual y la visión y estrategias para la recuperación de la crisis de la Covid-19. La tercera jornada, dedicada a la industria, el automóvil y el sector agroalimentario, fue inaugurada el 17 de junio por el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, quien presentó a los participantes de la mesa redonda dedicada al automóvil.

En primer lugar, José Vicente de los Mozos, presidente de ANFAC, hizo referencia al Plan de ayudas aprobado por el Gobierno y señaló la importancia de apoyar a las exportaciones, con medidas de fomento de la cualificación de la mano de obra, y la urgente necesidad de trabajar para conseguir seguir siendo un país atractivo para las grandes multinacionales. “Los constructores no podemos trabajar solos, el país necesita un modelo de movilidad diseñado por las empresas”, señaló.

Por su parte, Francisco Riberas, presidente de Gestamp, destacó que el Plan aprobado era acertado pero que es clave reaccionar con rapidez y empezar a trabajar en el cuanto antes. Asimismo indicó que España necesita un plan estratégico para lograr ser un país de referencia en eléctricos e híbridos enchufables con el fin de no perder la cuota de fabricación. En su opinión, “el futuro pasa por la reindustrialización, estimulación de la demanda y la flexibilización de los ERTEs”.

La presidenta de Sernauto y vicepresidenta de Grupo Antolin, María Helena Antolin, se refirió al Plan aprobado por el Gobierno indicando que “nos sentimos satisfechos de ser el primer sector en España que cuenta con un plan de choque global para su reconstrucción. Entre las medidas recogidas, es especialmente importante la relativa a incentivos fiscales para la innovación en procesos, una medida que será una palanca muy efectiva para avanzar con pie firme y decidido en la transición tecnológica y ecológica, a través del desarrollo de nuevos procesos”.

“La rapidez es clave para reactivar el mercado, recuperar la producción y reducir los impactos de la crisis”, añadió Antolin. “Es fundamental trabajar en la reconstrucción para que España no pierda su sólida posición competitiva en la industria automovilística. Debemos defender la idoneidad de España como país para la producción de vehículos, y transmitir seguridad jurídica y regulatoria en el ámbito fiscal y laboral”.

Por último, la presidenta quiso trasladar un mensaje claro para el Gobierno. “En estos momentos se hace más patente que nunca el necesario apoyo de la Administración Pública. La colaboración público-privada ahora, y de cara al futuro, es imprescindible. De esta forma, si nos ponemos a trabajar ya, haremos que nuestra industria siga siendo un motor clave de la economía española y de la generación de riqueza, empleo y crecimiento sostenible para nuestro país”.

A continuación, Raúl Palacios, presidente de Ganvam, subrayó el apoyo necesario para mantener el empleo y un cambio de modelo de negocio del sector donde veremos cómo se pasará de comprar vehículos a consumir movilidad, “a comprar desplazamientos”. Finalmente, Gerardo Pérez, presidente de Faconauto, identificó tres retos a los que se va a enfrentar el sector, como son la movilidad y las nuevas formas de propulsión, la digitalización y la potenciación del talento.