Matthias Müller, de 62 años de edad, ha sido recientemente nombrado director general de Volkswagen AG con efecto inmediato, decisión tomada por el Consejo de Supervisión tras el escándalo de los motores trucados. El dirigente es actualmente presidente de Porsche AG en Stuttgart, función en la que seguirá hasta encontrar un sucesor.

 

El presidente interino del Consejo de Vigilancia de Volkswagen AG, Berthold Huber, subrayó al respecto que Müller es una persona de gran competencia estratégica, empresarial y social. "Valoramos su enfoque crítico y constructivo".

Por su parte, Bernd Osterloh, Presidente del Comité de Empresa del Grupo, comentó que cuando se trata de citas de liderazgo, el Grupo Volkswagen no necesita decisiones apresuradas. "Sabemos de la determinación de Müller: no trabaja por su cuenta, sino que es un jugador de equipo y es lo que Volkswagen necesita ahora".

El propio Müller expuso que su tarea más urgente ahora es recuperar la confianza para el Grupo Volkswagen. "Bajo mi liderazgo, Volkswagen hará todo lo posible para desarrollar y poner en práctica los más estrictos estándares de cumplimiento y de gobierno en nuestra industria".

"Si logramos alcanzar eso, entonces el Grupo Volkswagen, con su capacidad de innovación, sus fuertes marcas y sobre todo su equipo competente tendrá la oportunidad de salir de esta crisis", apuntó acto seguido.