No cumplir con la normativa medioambiental puede acarrear importantes sanciones. Es lo que le ha pasado a un taller canario de Arrecife (Lanzarote), al que se le ha impuesto una multa de 48.155 euros. Según la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural (Apmun) fueron dos las infracciones cometidas. La primera, que lleva aparejada multa de 3.155 euros, se debe a no estar inscrito en el Registro de Pequeños Productores de Residuos Tóxicos y Peligrosos.

La segunda infracción, calificada como grave, supone una multa de 45.000 euros, por "el incumplimiento de las determinaciones legales en la gestión y manejo de los residuos peligrosos, en lo relativo al almacenamiento sin etiquetado de los residuos peligrosos generados, no acreditar la entrega a gestor autorizado de los residuos peligrosos consistentes en filtros de aceite, trapos y lodos contaminados, y no haber remitido al órgano ambiental competente el Informe Preliminar de Situación de Suelo".