La cadena de autocentros Norauto, especializada en el mantenimiento integral y equipamiento del automóvil, con motivo de la operación salida de este verano, ha elaborado un decálogo con diez recomendaciones fundamentales para poner el coche a punto antes de las vacaciones e incrementar la seguridad al volante.

Según la DGT, están previstos más de 79 millones de desplazamientos por las carreteras españolas en julio y agosto, por lo que es fundamental que los conductores se conciencien sobre la importancia de realizar una correcta revisión del coche  para evitar accidentes que pudieran ser provocados por un deterioro del mismo.

Esto es especialmente relevante si tenemos en cuenta que alrededor del 50% de los coches tienen más de diez años de antigüedad y que el parque automovilístico español es uno de los más envejecidos de la Unión Europea, recuerda la patronal de fabricantes Anfac.

En el decálogo elaborado por expertos en el mantenimiento del automóvil se contemplan los siguientes puntos:

1.- Revisar el estado de los neumáticos: si su dibujo está deteriorado o no disponen de la presión adecuada, disminuye su adherencia a la carretera y la distancia de frenado aumenta considerablemente. En concreto, si el dibujo es menor de 3 mm. se incrementa en más de un 40%.

2.- Revisar los amortiguadores: en vacaciones son habituales los trayectos de larga distancia y llevar los coches más cargados de lo habitual. Por ello, es clave cerciorarnos de que los amortiguadores se encuentren en buen estado. Éstos absorben los baches del asfalto, proporcionan estabilidad y, en caso de estar dañados, reducirán considerablemente la adherencia del vehículo a la carretera y la seguridad al tomar las curvas.

3.- Los frenos junto con los neumáticos y los amortiguadores forman el triángulo de seguridad básico del coche. Los expertos recomiendan revisar pastillas, líquido y discos para evitar riesgos al volante.

4.- El sistema de refrigeración del vehículo es el que mantiene la temperatura del motor, evita recalentamientos y la corrosión de sus componentes. Por eso, en verano hay que revisar que el líquido refrigerante se encuentra en buen estado y en los niveles adecuados.

5.- Revisar el sistema de climatización: conducir con la temperatura adecuada aporta confort y seguridad, evitando la somnolencia, la fatiga y el nerviosismo.

6.- Cambiar aceite y filtros: es imprescindible cambiarlos en los periodos que indique el fabricante para evitar un desgaste prematuro del vehículo.

7.- Revisar la dirección asistida, que el líquido se encuentre en los niveles adecuados y que no haya ningún tipo de bloqueo al girar el volante.

8.- Transportar adecuadamente la carga: hay que evitar llevar objetos sueltos en el interior del vehículo porque, como se ha informado desde la DGT, un choque a 60 km/h multiplica su peso por 56 y supondría un grave impacto sobre los pasajeros.

9.- Nivel de carga de la batería: revisar anualmente el circuito de carga del vehículo garantizará un correcto arranque del coche.

10.- Comprobar que los elementos de visión (líquido de los limpiaparabrisas, estado de las escobillas, funcionamiento correcto de las bombillas, etc.) se encuentran en perfecto estado evitará riesgos innecesarios en la carretera.