El acto fue inaugurado por Oscar García, director de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la UPM; Francisco Javier Abajo, director general de Industria, Energía y Minas de la Comunidad de Madrid; Pere Navarro, director general de Tráfico; y José María López, director del Insia.

En concreto, Francisco Aparicio, presidente del Instituto, enumeró “las claves de lo que consideramos una historia de éxito”. Pertenecer a la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Madrid, contar con el “paraguas” de la Universidad Politécnica de Madrid y una estrategia de trabajo con un norte bien definido: trabajar en ámbitos útiles a la Sociedad española, a sus instituciones y a las empresas del sector como es la seguridad de los vehículos y del tráfico. Además, también resultó crucial la colaboración con las administraciones (Ministerio de Industria, DGT,...), “contar con un proyecto atractivo para los que debían tomar decisiones, ofrecer garantías razonables de logro, llenar un espacio vacío y, a ser posible, contar con el apoyo por el sector industrial”.

En la mesa redonda posterior se habló de la colaboración universidad-empresa, papel y experiencia de los institutos y centros universitarios de investigación de la UPM. El evento fue clausurado por Guillermo Cisneros, rector de la UPM; Galo Gutiérrez, director general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa; José Portilla, director general de Sernauto; Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de ANFAC; y Rafael Barbadillo, presidente de Confebús.

En palabras de José Portilla, “la apuesta por la formación técnica de calidad se hace aún más relevante y necesaria en el momento disruptivo en el que nos encontramos, con una presión regulatoria antes no vista en relación con el medio ambiente y la descarbonización, proceso con el que la industria de la automoción, tanto por la parte de los fabricantes de automóviles, como de los de componentes, está plenamente comprometido. Eso sí, a través de una transición ordenada, gestionada con el sector y en defensa de la neutralidad tecnológica, para poder atender, de forma realista, todas las necesidades de movilidad de los ciudadanos, y teniendo en cuanta no sólo los factores medioambientales, sino también los económicos y socio-laborales”.

El director general de la asociación también destacó la colaboración “estrecha y permanente” entre el Insia y Sernauto. “Y así seguirá siendo en el futuro, buscando áreas de interés compartido, intercambiando buenas prácticas y acercando la labor de vuestro instituto de investigación a las empresas más punteras dentro del sector de proveedores de automoción. Para Sernauto es un placer colaborar tan activamente con el Insia a través del Consejo Rector de los programas Máster en Ingeniería de Automoción; de Vehículos Híbridos y Eléctricos; y de Vehículos Autónomos y Conectados. Y, a su vez, con vuestra participación en nuestra Comisión de I+D+i y en la Plataforma Tecnológica Española de Automoción 'Move to Future' que coordinamos en Sernauto”.

En palabras de Portilla, “son muchos los casos de éxito y de buen hacer que tenemos por parte de la industria y la investigación en España y que, en muchos casos, no acabamos de creernos. Comunicarlo, explicarlo y compartirlo con la opinión pública debe ser algo habitual, y casi obligatorio, y de esta manera, poder acercar a nuestra industria y a institutos de investigación como el Insia a aquellos estudiantes y profesionales, ingenieros y técnicos, la realidad y las oportunidades de desarrollo profesional de un sector, el de la automoción, que precisará de nuevas capacidades intelectuales y profesionales y de un número importante de investigadores por la importancia vital de la innovación, tanto en productos como en procesos de esta industria”.