La Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT está estudiando llevar a cabo medidas de presión en el sector del automóvil con el objetivo de clarificar los planes que el Gobierno se está planteado para el sector, así como asegurar la presencia de los agentes sociales en la adopción de las medidas necesarias.

Además, UGT FICA quiere acabar “con las filtraciones y globos sonda que se lanzan periódicamente desde el Gobierno y que crean incertidumbre, no sólo entre las plantillas de las empresas constructoras y de componentes, sino también en los miles de trabajadores de pequeños talleres y concesionarios de nuestro país”.

Es preciso ser muy prudentes y coordinar cuidadosamente las medidas destinadas a facilitar una transición ordenada y justa hacia el vehículo eléctrico, que tenga en cuenta a toda la industria que subsiste alrededor del automóvil

El sindicato insiste en que las declaraciones reiteradas del Gobierno sobre las limitaciones futuras en la matriculación y adquisición de vehículos perjudican gravemente al sector, “y más cuando estas informaciones no vienen acompañadas de medidas concretas que vayan allanando el camino y adelantándose a las necesidades futuras del sector automovilístico en nuestro país”.

La Federación recuerda que las plantas existentes en España no tienen capacidad de decisión en la elección de los modelos y productos que se fabrican aquí. “Por ello, es preciso ser muy prudentes y coordinar cuidadosamente las medidas destinadas a facilitar una transición ordenada y justa hacia el vehículo eléctrico, que tenga en cuenta a toda la industria que subsiste alrededor del automóvil (fabricantes, industria auxiliar, talleres, concesionarios, aseguradoras, distribuidores, gasolineras, compañías eléctricas, etc.). Es mucho lo que nos jugamos como para andar sembrando dudas repetidamente”, destaca en un comunicado.

“Desde UGT FICA llevamos años clamando en el desierto por alcanzar un Pacto de Estado por la Industria que ponga luz sobre la industria que realmente queremos y necesita este país, y coordine la labor de todas las administraciones, sectores y subsectores industriales, además de la que llevan a cabo el resto de agentes que intervienen en los procesos industriales, sin que hasta el momento hayamos pasado de las declaraciones favorables a los hechos”.

Ante la situación de incertidumbre de los últimos días, el secretario general de UGT FICA, Pedro Hojas, junto al secretario sectorial de Industria Automovilística, Jordi Carmona, y los secretarios generales de las Secciones Sindicales de UGT en todas las plantas de producción, han remitido una carta al presidente Pedro Sánchez, en la que le trasladan su preocupación “por la deriva generada en el sector por las últimas declaraciones de miembros del Ejecutivo, además de urgir a la adopción de medidas dirigidas a potenciar y transformar la industria del automóvil, desde las necesidades formativas a la reforma del contrato de relevo, pasando por inversiones en infraestructuras, ayudas a la adquisición de vehículos, a la instalación de plantas de fabricación de baterías, etc.”.