Los Mossos d'Esquadra de la Unidad de Investigación de la Comisaría de Martorell han detenido a un hombre de 39 años, de nacionalidad española y vecino de Pallejà, como presunto autor de un delito continuado de hurto en la empresa suministradora de recambios de una marca automovilística (lugar donde trabajaba) en la localidad de Sant Andreu de la Barca (Barcelona), informa el portal Elllobregat.com.

El representante de la empresa víctima de los robos localizó una pieza sustraída de su compañía que estaba a la venta en Internet, cuya denuncia dio lugar a iniciar la investigación en septiembre. Los investigadores comprobaron cómo la pieza del automóvil se vendió varias veces hasta localizarla finalmente en Madrid, después de pasar por otro propietario en Toledo. Las declaraciones de los diferentes propietarios de la pieza sustraída llevaron a los investigadores hacia la pista de un hombre que era encargado adjunto de la propia empresa víctima de los robos, señala la misma fuente.

El presunto ladrón vendía recambios sustraídos mediante una web de venta de recambios entre particulares, que él mismo había creado y que realizaba envíos de las piezas sustraídas a toda España. Se calcula que el hombre habría vendido, a través de la web, piezas por valor de 45.000 euros, aunque también tenía a la venta un centenar de piezas más valoradas en 15.000 euros.

Por su parte, los Mossos hicieron entrada y registro del domicilio del presunto autor de los hurtos, donde los agentes localizaron más de 500 piezas diferentes de automóvil (faros, guardabarros, ópticas antiniebla, tapas, etc.) sustraídas de la misma empresa donde trabajaba, pendientes también de valoración. Tras quedar detenido y declarar en comisaría, el encargado adjunto quedó en libertad a la espera de la citación de un juez.