Han pasado 100 años desde que Bosch presentó, como novedad mundial, un generador eléctrico que regulaba la tensión en los vehículos a motor. Aunque inicialmente estaba pensado únicamente como fuente energética para los entonces innovadores faros eléctricos que se acababan de introducir en el mercado, con el paso del tiempo se convirtió en la base para una progresiva electrificación del automóvil.

Rápidamente comenzaron a aparecer en el mercado más componentes eléctricos, como el motor de arranque de Bosch, en 1914; o el primer motor eléctrico para los limpiaparabrisas, en 1926.

Hoy en día, el alternador proporciona toda la energía eléctrica que el vehículo necesita, alimentando una gran variedad de sistemas eléctricos que hacen que los coches sean más limpios y eficientes, a la vez que más seguros y confortables.

"Los alternadores son cada vez más pequeños, robustos y potentes", resume Ulrich Kirschner, presidente de la división Starter Motors and Generators de Bosch. Mientras que los primeros generadores podían proporcionar una potencia de 4 Ah, la última generación de alternadores Bosch, los Power Density Line para turismos, cubren el consumo desde 130 hasta 250 amperios.

Hasta 1913, Bosch había producido, casi exclusivamente, sistemas de ignición. Esa orientación hacia un único producto suponía un gran riesgo empresarial. Al mismo tiempo, el mercado del automóvil se estaba desarrollando de forma vertiginosa.

Los vehículos necesitaban, para su uso diario, una iluminación segura y fiable. Robert Bosch vio esa oportunidad y, en 1913, los faros Bosch ya estaban listos para su fabricación en serie. El paquete, que se ofrecía como kit para su montaje en coches ya matriculados, estaba compuesto por dos faros, un generador, una batería y un regulador de voltaje.

El generador tenía una única función: generar energía eléctrica para la batería, que - por su parte - proporcionaba electricidad segura para los faros eléctricos. Este primer sistema de iluminación abrió el camino de Bosch para poder convertirse en un proveedor de sistemas y en el suministrador líder en componentes para el automóvil.

Si Bosch no hubiera seguido desarrollando y mejorando la eficiencia de los generadores, los alternadores actuales para poder alimentar las modernas redes de a bordo con todos sus consumidores eléctricos, pesarían tanto como un coche pequeño.