Carglass España se muestra agradecida por las campañas de la DGT que han venido a reforzar las acciones de divulgación y concienciación que su matriz, el Grupo Belron, está desarrollado a nivel mundial. Se trata de hacer llegar a los usuarios la importancia de mantener en buen estado el parabrisas, entre otros elementos del vehículo.

Durante la presentación de la campaña de concienciación y del dispositivo especial para los desplazamientos navideños, el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, se ha referido también a los consejos que deben tener en cuenta los conductores durante el invierno, destacando “la responsabilidad que todos tenemos en realizar una conducción responsable y respetuosa con el resto de usuarios de la vía, ya que tanto conductores como peatones, ciclistas o motoristas, compartimos un único espacio para desplazarnos”.

Desde Carglass España recuerdan la importancia de que el conductor verifique que el parabrisas no presenta daño alguno, ya que ofrece hasta un 30% de la resistencia estructural del vehículo, actúa como soporte de cámaras y sensores de dispositivos de ayuda a la conducción, y es vital para el correcto funcionamiento del airbag. La fuerza del airbag puede hacer que un parabrisas mal instalado o agrietado se rompa o salga despedido, y hacer que la bolsa de aire no cumpla su función protectora.

Un parabrisas que presente un impacto o una rotura afecta a la resistencia del habitáculo del vehículo, especialmente en caso de accidente. Este elemento, cuando está en perfectas condiciones, soporta hasta en un 30% la deformación de la estructura o el aplastamiento del techo, en caso de vuelco por ejemplo.

Desde el punto de vista del mantenimiento, si el parabrisas tiene un impacto, descongelarlo con agua hirviendo o muy caliente, o con el aire de la calefacción a temperatura elevada, puede dañarlo seriamente por el cambio brusco de temperatura, provocando su rotura. Se recomienda utilizar siempre una rasqueta de plástico, o rociar el cristal con alcohol, para eliminar el hielo. Además, un impacto en el parabrisas puede convertirse en una grieta irreparable, riesgo que se intensifica con los cambios bruscos de temperatura.

Carglass España recuerda a los conductores que un impacto en el parabrisas, cuyo diámetro sea menor a una moneda de dos euros, puede y debe ser reparado a la mayor brevedad posible. También es aconsejable renovar los limpiaparabrisas cada 6-12 meses y que el depósito de líquido limpiaparabrisas no se rellene sólo con agua, para evitar que se congele a bajas temperaturas.