MoonWalk, la nueva máquina automática de mezclas de PPG es una revolucionaria herramienta que contribuye a reforzar los objetivos de unos profesionales comprometidos con la total satisfacción de las necesidades de sus clientes y orientados a brindar un servicio eficiente y de la más alta calidad. Antonio Albejano, gerente de Cenax, comparte sus primeras impresiones al probar la nueva máquina de mezclas de PPG en este taller de Lleida especialista en Mercedes-Benz, Toyota, Honda, Audi, Volkswagen, Skoda y Seat.

“Cenax es un nuevo concepto de taller. Un centro de más de 5.000 m2 dotado de tecnología punta y un equipo de 27 profesionales altamente especializados que nos convierte en un referente en la reparación de chapa y pintura. Nuestra premisa: ofrecer la máxima calidad en cada reparación. Por eso, cuando surgió la oportunidad de probar el nuevo desarrollo de PPG, y descubrir cómo optimizar el trabajo del taller desde la sala de mezclas con MoonWalk, no lo dudamos”, comenta Albejano. “No en vano, en Cenax reparamos alrededor de 3.000 vehículos, turismos y vehículos industriales, al año, y alrededor del 70% se someten a operaciones de repintado. Por ello, siempre estamos abiertos a probar cualquier herramienta que nos ayude a optimizar procesos y a mejorar la calidad de nuestras intervenciones”.

“En primer lugar, la instalación de MoonWalk en el taller no supuso ningún tipo de complicación, adaptándose perfectamente a nuestras instalaciones. En Cenax contamos con un equipo de 8 de pintores -y un aprendiz- que recibieron muy bien la llegada de la nueva máquina automática de mezclas. Su adaptación a la misma ha resultado sencilla, y el equipo ha destacado su gran sencillez de uso gracias a las herramientas incorporadas a la máquina”, señala.

“Pero, sin duda, el punto fuerte de MoonWalk radica en el incremento de precisión del profesional a la hora de reproducir el color a pintar. Con ella es posible realizar las tareas de mezcla eliminando cualquier desperdicio de producto, y manteniendo, además, un entorno de trabajo limpio. Impecable. Todo ello con la certeza de que el acabado será perfecto con solo identificar e introducir en la máquina el color a reproducir”, añade.

No en vano, y para garantizar la máxima fiabilidad, la nueva MoonWalk incorpora una balanza de doble dígito que confiere una precisión significativamente mayor a las operaciones de dosificación frente al procedimiento manual. Además, y para hacer aún más sencillo su uso, la máquina incorpora un ordenador Touchmix Express con una gran pantalla táctil, un software intuitivo e inteligente, y la herramienta de gestión de color PaintManager XI de PPG.

“Es, sin duda, una buena herramienta que ayudará a los talleres de chapa y pintura a generar flujos de trabajo más ágiles, mejorando los procesos de mezcla y ganando en precisión en la fase de creación del color”, añade. “En un taller tipo, sin duda, puede contribuir decisivamente a establecer dinámicas de trabajo orientadas a mejorar la productividad en cada operación, al tiempo que evita el desperdicio de productos”.

“Con MoonWalk, hemos visto cómo será el futuro de la preparación de pintura en el taller... desde nuestra sala de mezclas. Y es que, por encima de todo, la nueva máquina de PPG es una apuesta por la calidad, y la rentabilidad a la hora de preparar el color”, concluye.