En 2014 se produjeron 1,7 millones de accidentes leves de tráfico en las ciudades españolas, lo que supone que después de siete años de caídas, los golpes de chapa vuelven a crecer. Concretamente, un 0,32% si tenemos en cuenta los datos recogidos por Tirea (Tecnologías de la Información y Redes para las Entidades Aseguradoras) y hechos públicos por la patronal del seguro, Unespa.

 

El incremento del número de partes presentados el pasado año se debe, principalmente, al mayor uso del vehículo, recalca un artículo de CSS que aquí les adjuntamos. "Este fenómeno es un síntoma de la incipiente mejora de la situación económica y, también, del abaratamiento de los carburantes", informan desde Unespa. "Con todo, y a pesar de que el repunte de golpes entre vehículos es un hecho generalizado en el país, se perciben diferencias entre unas comunidades autónomas y otras".

En el conjunto de España hubo, exactamente, 1.734.997 accidentes leves el pasado ejercicio. Esta magnitud se traduce en 3.710 siniestros por cada 100.000 habitantes. Cantabria (4.834), Baleares (4.617), Galicia (4.189), Canarias (4.143) y Andalucía (4.052) superaron esa ratio. Se trata de comunidades donde el uso del automóvil suele ser más intensivo.