El catálogo de EMM incorpora más de un centenar de páginas de información de productos non-paint, consumibles, equipamiento y herramientas para el taller de chapa y pintura. El documento está disponible en el área 'Descargas' de la web de EMM, así como en el stand que Autobrillante dispondrá en Motortec Automechanika Madrid 2019.

Por primera vez, esta edición del catálogo incluye códigos QR, legibles con cualquier teléfono móvil, que conducen a vídeos formativos sobre numerosos productos de Colad y Hamach. Son piezas de corta duración, sin locución, pero con textos explicativos con las mejores prácticas para conseguir unos resultados óptimos en cada proceso.

En cuanto a las novedades de productos, el catálogo de EMM destaca la cinta de enmascarar Orange de Colad, la bayeta atrapapolvo Waffled, las tapas para vasos Colad de 350 y 900 ml, monos desechables para trabajos de pintura no peligrosos, la nueva edición de BodyGuard con un ajuste mejorado y confort superior, la gama de productos Extreme para la limpieza de manos muy sucias, guantes de nitrilo negro con dispensador, adhesivos de última generación y, finalmente, las nuevas centrales de aspiración de Hamach.

El Catálogo 2019 de EMM dedica prácticamente la primera mitad de sus páginas a desarrollar su visión del proceso de pintado como un todo, que se sistematiza en por seis pasos: enmascarado, lijado, preparación de superficies, así como de la pintura, pintado y pulido. Cada producto de la oferta del fabricante se integra en una o varias de estas etapas, normalizadas industrialmente en el denominado "Programa de Productividad" de EMM que Autobrillante está difundiendo por los talleres de toda España.

Así, el Programa de Productividad está presente de forma transversal en el nuevo catálogo de EMM. Se trata de un sistema que establece procesos de trabajo únicos y estandarizados en el área de pintura, con herramientas y consumibles bien definidos y no modificables. De esta manera, se abandona cualquier traza de 'artesanía' en este área del negocio de los talleres.

Entre sus ventajas destaca el establecimiento de un coste fijo para cada reparación, el control automático del coste de anexos y de la gestión de compras, la facturación de los materiales sólo después de su uso, así como el control continuo del proceso productivo. En consecuencia, la aplicación del Programa de Productividad conlleva para el taller una drástica reducción de sus costes de producción.