El taller 'El Rubio e Hijos', de la localidad sevillana de Aznalcóllar, es el nuevo centro de la red Repanet de Standox en lograr la certificación TÜV Rheinland para talleres de reparación de carrocerías.

 

Participar en este programa de certificación requiere del compromiso activo de la gerencia del taller de chapa y pintura, así como de su personal técnico. Procesos y pautas de trabajo en cada una de las áreas, imagen y servicio al cliente, seguridad, eficiencia, calidad de la reparación efectuada, entre otros aspectos, son analizados confrontando la actividad del taller con los estándares recogidos en el Manual del programa de Certificación, avalado por un equipo de expertos de reconocido prestigio.

Marco Herrera, responsable de proyecto en TÜV Rheinland Ibérica, destaca que la certificación es el mejor reflejo de la apuesta por la mejora continua de los procesos y servicios del taller.

"El programa de certificación diseñado por nuestra casa matriz recoge las mejores prácticas internacionales en el ámbito de la reparación de carrocería. El objetivo final es alinear el taller con las tendencias actuales, construyendo una base fundamental para asegurar reparaciones de alta calidad y procesos eficientes en la gestión de encargos, y alta calidad de servicio al cliente", detalla.

Por su parte, Francisco Almendral, gerente del taller 'El Rubio e Hijos', confiesa que "cuando los responsables de Repanet me hablaron de esta certificación me pareció una buena idea porque me permitiría saber cómo estaba mi taller desde un punto de vista completamente objetivo".

De esta manera, añade, pudimos conocer mejor nuestros puntos fuertes y aquellas áreas donde teníamos que mejorar. "Apostamos por técnicas de última generación para poder ofrecer a mis clientes un servicio de alta calidad. Con este reconocimiento externo puedo plasmar la calidad de nuestros procesos de trabajo".