Un año más, ha tenido lugar una nueva edición de la Convención de Concesionarios Glasurit. Este año se celebró la 32ª edición y se ha querido romper con los cánones habituales y reforzar aún más el sentimiento de pertenencia de cada una de las personas que hacen posible Glasurit.

Aunque el destino final fue Milán, la convención comenzó con una gran novedad respecto a años anteriores: una jornada de trabajo en el Casino de Madrid a la que pudieron asistir gran parte de los componentes de cada uno de los departamentos que hacen posible el día a día del negocio: departamento de administración de carrocerías, laboratorio de color, centro de formación, asistencia técnica, departamento comercial, consultoría, marketing y grandes cuentas.

La presencia de todos y cada uno de los departamentos ayudó a que la red de concesionarios Glasurit tuviera la oportunidad de reforzar lazos con parte del equipo con la que no tienen normalmente contacto directo, así como para resolver dudas o tratar temas de una manera mucho más directa en cada uno de los cuatro stands por los que iban pasando los asistentes por grupos según sus zonas de actuación.

Una de las sorpresas de la jornada fue la actuación estelar del consultor Emilio Duró, quien bajo el lema “No vale rendirse” animó a los asistentes a seguir luchando en el día a día para obtener los mejores resultados y seguir manteniendo la marca como líder del mercado. Además, Jose Miguel Gobeo, gerente de la concesión Lizagar y en representación de toda la red Glasurit, hizo partícipe a todo el equipo de las principales inquietudes de los concesionarios en estos tiempos.

Tras la sesión de trabajo, los asistentes viajaron hasta Milán, donde a lo largo de los siguientes dos días pudieron disfrutar de diferentes actividades en la ciudad italiana a la vez que seguir tratando aspectos del mercado y los nuevos proyectos que se plantean para este año.