Al igual que hiciera en los aceites de motor, Liqui Moly ha optimizado su gama de productos de mantenimiento con una etiqueta de nuevo diseño. El eje central de la puesta a punto han sido los barnices, con nuevas fórmulas que se pueden procesar más fácilmente, resisten mejor las condiciones atmosféricas y son perfectas para las pinturas modernas.

Todos los artículos de mantenimiento tienen en común las etiquetas de nuevo diseño con un sistema de guía, formado por ocho colores: rojo para el cuidado de la pintura; naranja para gamuzas y esponjas; amarillo para los productos para el cuidado de materiales plásticos; verde para el habitáculo del vehículo; azul para el cuidado del cristal; y violeta para la limpieza de la capota. Los artículos para las llantas y los cromados tienen etiqueta gris, mientras que el cuidado de la goma cuenta con una etiqueta negra.

También se ha aumentado el tamaño de los caracteres de los nombres de los productos y se ha completado con indicaciones de uso en forma de pictogramas. “El nuevo diseño hará destacar mejor nuestros productos en las estanterías y ayudará a los compradores a elegir el producto correcto”, explica Peter Baumann, director de Marketing de Liqui Moly, para añadir que el relanzamiento “subraya nuestra experiencia en materia de cuidado del automóvil”.