En la operación de sustitución de lunas se manipula una parte muy importante del vehículo al tratarse de un punto de seguridad. Si la sustitución y manipulación no se hacen correctamente, Loctite advierte en su Blog Ruta 401 que se podría estar haciendo una mala reparación, que puede repercutir negativamente en la conducción y seguridad del cliente.

En primer lugar, Loctite describe qué es el vidrio laminado (VSG), fabricado con dos partes unidas mediante una capa polimérica (PVB) que, al romperse, los fragmentos no se desprenden, ya que están pegados a la capa. En este caso, se debe poner especial atención a la hora de desmontar la luna, ya que al cortarla para separarla del vehículo se pueden dañar piezas adyacentes o instalaciones eléctricas ocultas bajo ella y repercutir en la calidad del cristal. Además, a la hora de pegar la luna nueva hay que respetar las informaciones del fabricante de la masilla utilizada en cuanto al proceso de limpieza, secado y aplicación.

Por su parte, los adhesivos empleados en la reparación de lunas son de base poliuretánica y se clasifican en dos grupos: monocomponentes (1k), que curan por medio de la humedad ambiental existente; y bicomponentes (2k), donde se produce una mezcla entre el poliuretano y catalizador.

En cuanto a las técnicas de desmontaje de la luna, se pueden encontrar varias a lo largo de la historia, desde las cuchillas manuales, el sistema de alambre entre dos operarios o máquinas neumáticas de corte. Últimamente ha surgido en el mercado un nuevo equipo que va a ahorrar mucho tiempo y hace el corte de la luna uniforme y rápido sin dañar ningún componente. Además, lo puede utilizar una sola persona sin necesidad de ayuda y en un tiempo muy corto.

En Ruta 401 destacan el Maletín de Desmontaje de Lunas Teroson, un nuevo sistema de corte que se utiliza para desmontar lunas y otras partes de los vehículos sin cuchillas o alambres de metal, evitando así daños en el vehículo y permitiendo la retirada de la luna dañada por un único operario. El trabajo de la sustitución de lunas debe realizarla un miembro cualificado del taller y seguir los consejos que indique el fabricante para garantizar una correcta sustitución.

Por otro lado, las lunas han de seguir una serie de requisitos exigidos por la FMVSS (Federal Motor Vehicle Safety Standar), como son la Norma 208, requerimientos necesarios en vehículos dotados de sistemas de retención adicionales; Norma 212, que explica todo lo referente a impactos o colisiones frontales; y la Norma 216, que hace referencia al estado del vehículo en caso de vuelco. Todas estas normas tienen muy en cuenta la unión entre el parabrisas y el adhesivo, por eso se debe elegir un producto que ofrezca la máxima garantía de pegado.