El Blog Ruta 401 aborda en uno de sus últimos artículos el tema de reparar y pegar plásticos, exponiendo los dos métodos más empleados. Uno de los más utilizados es el uso de adhesivos bicomponentes, que aseguran una reparación con muy buenas garantías en un tiempo reducido y con un gran acabado.

Existen numerosas variedades de adhesivos para plásticos, e incluso otros productos que están especialmente indicados para plásticos de difícil adhesión, como es el caso del imprimador Loctite SF 770, que se emplea en combinación con el cianocrilato Loctite 3090, gel bicomponente tenaz de alta resistencia y elevada capacidad de relleno. Entre los productos más recomendados para pegar y reparar plásticos se encuentra Teroson PU 9225 y sus diferentes variantes: SF/UF/ME que se diferencian básicamente en su tiempo de secado.

Otro de los procedimientos más habituales es la soldadura con pistola de aire caliente, aplicando el mismo material mediante varillas de relleno. Para realizar el proceso se debe precalentar la pistola durante unos 15-20 minutos y preparar las varillas de relleno. Asimismo, se lijan las zonas a sellar o reparar de forma que queden lisas y suaves. Hay que asegurarse de que las piezas están colocadas en la posición correcta antes de empezar, y proteger las uniones con papel de aluminio o similares.

En cualquiera de los dos métodos, y dependiendo del nivel de rotura o desperfecto que presente la pieza, es posible que se deba utilizar una malla metálica o lañas (grapas) de metal para reforzar la zona. También en ambos casos, una vez reparada la pieza de plástico, se deben lijar las posibles imperfecciones y limpiar todo el producto sobrante, hasta que la superficie quede lo suficientemente lisa y homogénea. Primero se debe trabajar con lija gruesa, para ir afinando poco a poco hasta dejar la pieza lo bastante uniforme como para poder aplicar la masilla de relleno.