Tunning (o tuneo en español) es el hobby por la personalización de un coche, ya sea a nivel mecánico, de carrocería o de interior. Esta afición por customizar un vehículo no sólo tiene una única forma de hacerlo, sino que existen varios tipos de tuneo, destaca RPS en un post de su blog, en el que enumera hasta diez tipos diferentes.

1. Racing. Este estilo de tunning busca asemejar un coche de calle a uno de carreras, tanto a nivel estético como mecánico. Se busca aumentar la velocidad, incluso eliminando accesorios innecesarios como asientos posteriores.

2. Lowrider. Es la manera de acercar la carrocería a ras de suelo e incluso añadirle mecanismos que hagan mover el vehículo, como si estuviese bailando.

3. Rat. Busca dar un aspecto dejado en el exterior, con pinturas mates y cobrizas, incluso simulando óxido. Contrasta mucho con su interior, todo cromado y con accesorios lujosos.

4. Hi-Tech. Da un protagonismo especial a la tecnología, haciéndola presente con pantallas, videoconsolas, ordenadores y sistemas de audio.

5. Extreme. Se trata de modificar el máximo posible el vehículo, de manera exagerada, con luces y aerografías llamativas, añadiendo elementos a la carrocería, incluso modificaciones en el tubo de escape ('Flame Show'). Son típicos en exhibiciones y ferias.

6. Hot Rod. Este estilo modifica tanto la mecánica como el aspecto de la carrocería y exterior de vehículos de época con elementos modernos y de tecnología.

7. Street. Se popularizó mucho con la película Fast&Furious. Sus elementos más característicos son las luces de neón, las formas aerodinámicas y los vinilos llamativos.

8. Japonés. Es propio del país nipón que utiliza las marcas de sus vehículos locales para modificar el aspecto, utilizando elementos decorativos japonenes, un estilo muy parecido al Street pero con un aire manga.

9. Belga. Este estilo es quizá el más sobrio, puesto que deja la carrocería del vehículo de forma uniforme, sin elementos que sobresalgan, incluso eliminan las manetas de las puertas para dar un aspecto liso.

10. Donke. Este estilo busca mostrar la exageración entre la carrocería de un coche pequeño (tipo Beetle) y unos neumáticos mayores que los de un 4x4.