Las antorchas que alojaron la llama olímpica de los Juegos de Río 2016 fueron protegidas con la tecnología de recubrimientos Axalta. El recubrimiento arquitectónico Alesta AP de poliéster fue aplicado en las antorchas Olímpicas y Paralímpicas de 2016 a través de la compañía Pinturas Boronat, una empresa fundada en 1982 en Barcelona, que alberga cuatro líneas de producción, divididas entre las aplicaciones líquidas y en polvo, que abarcan 4.200 metros cuadrados de espacio de producción.

Las antorchas son estructuras icónicas hechas con aluminio reciclado que se recubrió usando Alesta AE30109207221 de polvo blanco aperlado. Este recubrimiento, de la línea Alesta Star Collection de Axalta, brindó las propiedades necesarias para proteger los 69 centímetros de alto de las antorchas contra factores adversos del clima, tales como la humedad, la intemperie y la abrasión del fuego de la llama olímpica.

La antorcha de los Juegos Olímpicos de Río 2016 fue diseñada para soportar ráfagas de viento de hasta 120 km/h. Cuando las antorchas estuvieron encendidas, se extendieron otros 70 centímetros y desplegaron los colores de la bandera brasileña. Las líneas onduladas que se incorporaron en el diseño de la antorcha representaron la tierra, el mar y las montañas. Además del recubrimiento de las antorchas, la pintura en polvo Alesta EP Silver Delight II de Axalta fue utilizada para recubrir 19.620 unidades de camas metálicas para la Villa Olímpica de Río.