Los sistemas ADAS pueden sufrir fallos de funcionamiento porque sus cámaras y sensores no hayan sido recalibrados, o esa operación se haya hecho de un modo incorrecto, tras la sustitución de un parabrisas. Cuando los sensores fallan por una mala calibración, el coche no es capaz de realizar un reconocimiento fiable del entorno y los sistemas de seguridad fallan, lo que puede provocar un frenazo a destiempo o, lo que es peor, una colisión o un atropello.

La prueba “Efecto de la calibración de sistemas ADAS en el rendimiento del sistema AEB” (frenado de emergencia automática), efectuada en el Reino Unido por el instituto MIRA con un Toyota C-HR, se realizó para medir las consecuencias de unas cámaras mal calibradas en los sistemas de seguridad ADAS de un vehículo.

Para este test, Belron Technical diseñó un protocolo de pruebas similares a las de las pruebas estáticas y dinámicas del Euro NCAP para el sistema AEB. En ellas, el coche probado se lanzó a 50 km/h contra un obstáculo estático, con una superposición del 100%, -50% y +50%; y posteriormente, contra un obstáculo dinámico que avanzaba a 20km/h en la misma dirección que el vehículo probado, con las mismas superposiciones.

Las conclusiones extraídas de estas pruebas mostraron una progresiva degradación del rendimiento del sistema de frenado de emergencia automática AEB cuando la calibración de la cámara montada en el parabrisas se desviaba de las especificaciones del fabricante. Y esto se traducía en una reacción de frenado tardía e incluso en una colisión contra el obstáculo, cuando se testó el margen de error de la calibración más alejada de las especificaciones. El informe concluyó que una mala recalibración representa un riesgo para la seguridad de los ocupantes del vehículo y otros usuarios de la carretera.

Carglass dispone de la tecnología para recalibrar estos sistemas de asistencia a la conducción en el 100% del territorio nacional. Además, la apuesta constante de la compañía por la innovación tecnológica permite a Carglass recalibrar prácticamente el 100% de los modelos del mercado, aunque sean de reciente lanzamiento.

El equipo técnico de Carglass dispone de la formación adecuada para realizar una recalibración de tecnología ADAS precisa. La enseña dispone de las instalaciones, instrumentos, tecnología y metodología (Belron Technical ha integrado este proceso en el manual técnico 'Belron Way of Fitting' que siguen todos los técnicos especialistas en cristalería del Grupo a nivel mundial) para recalibrar correctamente. Además, invierte constantemente en su actualización tecnológica y de servicios, con la incorporación de las últimas tecnologías como el sistema AsTech, que se conecta directamente al software del coche y está integrado en la Techapp, el dispositivo digital que usan nuestros técnicos para la ejecución del servicio

Carglass España realizó cerca de 22.000 recalibraciones de sistemas ADAS en 2019, mientras que el Grupo Belron, al que pertenece Carglass, superó las 400.000 recalibraciones en 2018 y las 860.000 en 2019.