El cambio del kit de embrague es uno de los mayores desembolsos que debe realizar el propietario de un coche. Según un estudio desarrollado por Tallerator.es, el coste de un kit de embrague, de media, normalmente llega hasta un valor de 650 euros, aunque, tratándose de un kit de embrague con volante bimasa, el precio puede ascender hasta los 1.200 euros.

La diferencia entre distintas provincias y, además, entre los propios talleres de cada una de ellas es bastante amplia de acuerdo a las conclusiones de Tallerator.es. Para los propietarios de turismos que equipen kits de embrague con volante bimasa, el coste ha disminuido hasta en un 3,4% de media con respecto a los precios de finales de 2015. La provincia más barata es Orense, en la que puede llegar a costar unos 770 euros, seguida de Toledo y Segovia, con entre 800 y 900 euros de media.

Por el contrario, el precio que alcanza un cambio de kit de embrague “normal” ha ido subiendo hasta alcanzar cifras que rondan los 700 euros. Huelva es una de las provincias en las que sale algo más económico, con precios que oscilan entre los 390 y los 400 euros, mientras que Badajoz y Jaén están incluidas en la lista de las más económicas al rondar precios desde los 470 hasta los 480 euros.

Los habitantes localizados en La Rioja, la provincia en la que se encarece más el recambio, tienen que abonar más del doble en Huelva, ya que alcanza la cifra media de 943 euros, seguida de Teruel, con unos 900 euros, y Guadalajara, donde establecen unos 890 euros de media.

¿Por qué esta diferencia de precio? Según Rubén Pérez, director de Repuestos Integran, empresa especializada en la venta de embragues baratos, “durante años se ha generalizado que algunos talleres apliquen recargos desorbitados por las piezas, que pueden oscilar entre los 200 y los 400 euros según el sitio. Creemos que no es un modelo muy honesto y cada vez más usuarios optan o bien por adquirir ellos mismos el kit de embrague y llevarlo al taller para su instalación o incluso, los más manitas, por instalarlos ellos mismos”.

En palabras de Pérez, “basta con echar un vistazo a nuestra página de Facebook para comprobar cuantos talleres nos recriminan que vendemos embragues a precio de fábrica”. El responsable concluye que “ante la perspectiva de pagar 1.200 euros por el cambio de un embrague con bimasa, son muchos los usuarios que optan por adquirir las piezas ellos mismos, lo cual supone un ahorro de hasta el 80% dependiendo del caso”.