El tiempo es el mayor enemigo de la eficacia en la recuperación de deudas, pero sólo el 13% de las empresas españolas inicia acciones de recobro al vencimiento de la factura según el Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España que impulsan Crédito y Caución e Iberinform. Se trata del porcentaje más bajo de la serie histórica, un indicativo de que las empresas están reaccionando a la caída de liquidez de sus clientes retrasando el inicio de las acciones de recobro para no deteriorar la relación comercial.

El retraso en las acciones de recobro implica un deterioro en la efectividad de las acciones de recuperación. A pesar de ello, el estudio refleja una gran flexibilidad de los plazos de cobro, como parte de la relación comercial. El 32% de las empresas permite a sus clientes retrasos en pagos de más de 90 días antes de considerar un crédito moroso.

Cuando se inician las acciones de recobro, la inmensa mayoría de las empresas renuncia al cobro de intereses de demora. El 51% de las empresas no los aplica nunca y sólo el 7% es sistemático a la hora de ejercer su derecho. Según el estudio, de entre las empresas que aplican los intereses de demora, el 97%, el porcentaje más alto de la serie histórica, reclama por debajo de los que le corresponden legalmente.

gestion recobro

Crédito y Caución e Iberinform también abordan en el documento las metodologías de gestión del recobro utilizadas por las empresas y pone cifras a un hecho conocido entre los profesionales de la gestión del riesgo de crédito: el porcentaje de uso de recobro a través de personajes disfrazados para provocar la notoriedad social del moroso apenas alcanza el 2%.

El uso de proveedores que se limitan al recobro telefónico (6%) también es muy reducido. La efectividad de la externalización del recobro B2B se concentra en el seguro de crédito (65%), los despachos de abogados (28%) o los proveedores integrales (10%) que, además de la fase amistosa, cubren la posible fase procesal.