Las cifras provisionales correspondientes al cierre del ejercicio 2016 para el sector de máquina-herramienta y tecnologías avanzadas de fabricación indican que han superado los 1.500 millones de euros de facturación, creciendo un 1,8% sobre la cifra de 2015. Debido a los cada vez más largos periodos de maduración de los proyectos, parte de la facturación se materializará en 2017, indican desde la Asociación Española AFM.

“Pese a que los datos muestran en sus cifras agregadas un ligero crecimiento, la realidad es que 2016 ha sido un año complicado y convulso. En el ámbito de las máquinas, el arranque ha sufrido en sus mercados 'tradicionales' (Alemania, China, Estados Unidos, India, Rusia o, incluso, España) que han mostrado claros signos de debilidad. Ésto nos ha llevado a que, a pesar de haber conseguido una cifra de facturación similar a la de 2015, la captación de pedidos ha sido compleja y ha caído ligeramente”, destaca Antxon López Usoz, presidente de AFM.

La deformación, sin embargo, arrastrada por el alto volumen de inversión de la industria del automóvil ha registrado, de acuerdo al responsable, “cifras históricas” de captación en todos los mercados, que vaticinan “una actividad productiva muy interesante” a lo largo de este año. En lo que respecta al resto de los subsectores, los componentes y los accesorios han evolucionado de manera similar a las máquinas en las que se integran, y las herramientas han crecido en un contexto en el que la actividad industrial mantiene un tono razonable.

Por su parte, las exportaciones subieron un 3,7% en 2016, alcanzando los 1.152,6 millones de euros muy cerca de la cifra más alta alcanzada en el ejercicio 2013. En el análisis por países (con datos hasta el mes de octubre) China vuelve al primer lugar del ranking tras su marcado descenso en 2015 y aunque todavía queda mucho para recuperar dicha cifra, crece de manera sólida, en un mercado complejo de interpretar, según la AFM. Alemania repite el dato del ejercicio anterior, todavía lejos del nivel alcanzado en los años 2012 ó 2013. Con muy buenos resultados, México sube un 22% y ocupa la tercera posición por primera vez y USA, primer mercado en 2015, pasa al cuarto lugar, seguido de Portugal.

Dentro ya del mercado interior, éste continúa creciendo a un ritmo del 2,9%, aunque comienza a mostrar signos de ralentización. El consumo supera por primera vez desde hace algunos años los 600 millones de euros, cifra que, pese a doblar los resultados del valle de la crisis, aún es alrededor de un 40% inferior a la habitual en momentos anteriores a la misma. “El mercado interior sigue mostrando cifras de consumo de equipos productivos llamativamente bajas”, afirma el presidente de AFM. “Aunque es cierto que hemos recuperado cierta alegría en los tres últimos años, las cifras son muy modestas para un país que necesita ser competitivo industrialmente. Sabemos que el consumo de máquina-herramienta es un claro indicador de cuál es la capacidad de competir de nuestra industria, y España necesita un decidido impulso a la inversión en equipos productivos con efecto multiplicador”.

Por otro lado, Xabier Ortueta, director de AFM, pronostica un 2017 con crecimiento en la facturación. “Aunque la pelea de nuestras empresas va a estar principalmente centrada en lograr pedidos y proyectos, la extraordinaria captación del subsector de la deformación apunta a que 2017 será un año de crecimiento en la facturación. De todas formas, debemos ser conscientes de que el panorama geopolítico actual es francamente incierto a nivel doméstico, europeo e internacional, pero confiamos en que el sector pueda concluir un año similar, pero más equilibrado en captación”.

(Foto: Antxon López Usoz, presidente de AFM)