Generar más ventas parece ser el principal estímulo para la implantación del proceso de digitalización en un negocio. Así se desprende de los resultados de la Décima Encuesta Mundial sobre el Coeficiente Digital de las Empresas, elaborada por PwC y recogida por Connection Soft Service (CSS).

El sondeo, realizado a partir de entrevistas a 2.216 directivos y responsables de tecnología de 53 países, refleja que el 82% de los españoles encuestados considera que las empresas acometen sus procesos de transformación digital para aumentar sus ingresos (frente al 73% de los encuestados a nivel mundial). El resto de motivaciones serían incrementar la rentabilidad de las empresas (44%), mejorar la experiencia del cliente (38%) y reducir costes (32%).

El informe también pone de manifiesto que las empresas españolas han dado un gran salto en sus procesos de digitalización en los dos últimos años, situándose por encima de la media mundial (52%) y por delante de Italia (48%) y Reino Unido (55%), y por detrás de Estados Unidos (59%) o Alemania (65%). Por su parte, el 56% de los directivos nacionales califica el grado de digitalización de sus empresas como alto o muy alto, once puntos más que hace dos años, cuando sólo un 45% de las empresas aseguraba haber alcanzado ese nivel de digitalización.

Por otro lado, PwC aborda los obstáculos a los que se enfrentan las empresas a la hora de acometer procesos de digitalización, como la falta de integración de las nuevas tecnologías y las ya existentes, la rigidez y la lentitud de los procesos dentro de las empresas y la falta de capacidades digitales dentro de los equipos profesionales.

En términos de liderazgo, el informe constata que los consejeros delegados se han convertido en los líderes indiscutibles en los procesos de transformación digital, según señala el 66% de los españoles encuestados, puesto que su papel es fundamental para diseñar la estrategia y priorizar las inversiones.