Durante la jornada, la patronal de los concesionarios ha indicado que, pese a que la edad media de los coches usados que se comercializan en España ha bajado ligeramente este año, todavía se sitúa en diez años, una situación que sigue siendo preocupante.

“Para favorecer el medio ambiente de las ciudades se debe potenciar el mercado de usados no superior a cinco años, que podrían desempeñar un papel muy destacado en la renovación del parque. Asimismo, y en lo que a seguridad vial respecta, las administraciones deben tener en cuenta la importancia de la participación de los coches usados jóvenes en la incorporación de los elementos de seguridad obligatorios, aquellos que reducen el número de fallecidos y heridos en las carreteras”, ha señalado el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez.

Según los datos presentados en el Seminario, las operaciones de coches usados en nuestro país cuentan con margen de crecimiento, ya que su ratio de ventas frente a la de nuevos se mantiene alejada de la que se ve en los principales mercados europeos, al situarse en 1 a 1,6, frente a 3,2 del Reino Unido, a 2 de Alemania, a 2,5 de Francia o a 2,6 de Italia.

Faconauto prevé que este ejercicio se cierre con más de dos millones de transferencias, un 6,6% más respecto al año anterior, aunque esta cifra se estancará de cara a 2019 con previsiones similares a las de este ejercicio

Por su parte, los concesionarios acaparan cerca del 25% de las ventas atendiendo principalmente las de usados de hasta cinco años, que han experimentado un crecimiento de un 22,5% este año y que crecerán cerca del 7% en 2019. Sin embargo, los vehículos responsables del envejecimiento del parque, los de seis a diez años, han caído un 12% este año.

Respecto a este usado ‘joven’, que supone ya cerca del 29% del mercado, Gerardo Pérez ha indicado que “una de las principales labores de los concesionarios es conseguir que los clientes asocien el usado joven, seguro y de confianza a las redes oficiales de nuestro país. “Esta parte del negocio es donde más libres son los concesionarios y donde pueden experimentar un mayor crecimiento, pero teniendo siempre presente que la experiencia de compra del cliente y su uso serán fundamentales si quieren ser protagonistas de una parte del negocio que aún está por explotar”.

A medio plazo, el mercado del vehículo de ocasión experimentará una transformación, con la llegada de las nuevas formas de movilidad como el vehículo compartido y autónomo

En cuanto a los datos del mes de octubre, el mercado de vehículo usado nacional ha experimentado un crecimiento como consecuencia de la salida de unidades de “km 0” que se habían acumulado en los concesionarios en los meses anteriores, provocando a su vez una caída en las ventas de nuevos. Las transferencias de turismos y todoterrenos usados aumentaron un 12,3% en octubre respecto a las cifras alcanzadas en el mismo periodo de 2017, hasta situarse en las 199.231 unidades, según datos de la consultora MSI para Faconauto.

En el acumulado del año, las ventas de vehículos de ocasión se incrementan un 7,7% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, hasta alcanzar 1.694.899 de unidades transferidas. Con este dato, las previsiones para el cierre de año se mantienen en más de dos millones de ventas, lo que supondría un crecimiento del 6%.