La recuperación de las matriculaciones está teniendo un impacto directo en la cobertura de las pólizas, elevando en un 29% los seguros a todo riesgo entre los particulares en el último año, según datos del Observatorio del Vehículo de Empresa (CVO), que promueve Arval. Si en 2015 el seguro a todo riesgo era el más utilizado por un 14% de los particulares, en 2016 fue elegida por un 18,2%.

Por su parte, los seguros a terceros, más económicos por cubrir menos daños y vinculados a coches más antiguos, experimentaron una caída superior al 3%, aunque también perdieron peso los seguros a todo riesgo con franquicia. En concreto, sólo el 11,5% escogió las prestaciones de este todo riesgo a precio más reducido por participar con una cantidad fija en caso de siniestro, lo que supone casi dos puntos menos que en 2015.

Esta subida de los seguros a todo riesgo tiene también su impacto directo en el volumen de reparaciones. Tras más de cinco años de caídas ininterrumpidas, los datos del CVO muestran que se incrementó en un 1,4% en 2016 debido, precisamente, a que los coches nuevos pasaron a representar el 38% de las reparaciones, dos puntos más que un año antes.

Sin embargo, el ritmo actual de matriculaciones sigue siendo insuficiente para frenar el envejecimiento del parque, que roza ya los doce años de media. De esta forma, existe un parque polarizado entre los vehículos de menos de cinco años y los de más de diez, que suman más de 15 millones de coches, lo que explica que más del 70% de los particulares circulen con la cobertura más básica.

En cuanto al parque de empresa, el informe del CVO refleja que casi el 21% del total está cubierto por pólizas a todo riesgo, debido a que casi la mitad de los vehículos corporativos tiene menos de seis años y de éstos, un 24% no llega siquiera al bienio de vida. Esta juventud condiciona también su paso por el taller. Los datos del CVO apuntan que más de la mitad de los vehículos de empresa (53%) pasó una revisión completa el año pasado, mientras que el 31,5% optó por opciones más elementales como el cambio de aceite. Sólo un 15,5% no pisó el taller.