Ajusa ha comunicado que evita que más de la mitad de los residuos no peligrosos que genera vayan al vertedero. “Nuestro compromiso con el medio ambiente nos lleva a vigilar todos los aspectos que de una u otra forma derivan en la disminución de la huella ecológica que dejamos en el planeta. Anualmente nos marcamos objetivos para mejorar nuestro Sistema de Gestión Medioambiental y asegurar un alto grado de concienciación entre las personas de nuestro equipo de trabajo. La gestión y control de los residuos es un apartado importante en nuestra política de gestión ambiental”, explican desde la firma albaceteña.

En la planta de producción se utilizan diversos fluidos que, en caso de vertido incontrolado, podrían contaminar el suelo o colarse por el alcantarillado y contaminar las aguas residuales con productos peligrosos para la salud y el medio ambiente: taladrinas, aceites de corte, aceites de engrase, algunos disolventes, adhesivos, etc. En caso de vertido accidental, en Ajusa tienen un protocolo de actuación, que conocen todos sus empleados y, periódicamente, realizan simulacros que ayudan a recordar la forma de actuar en un caso real. Otras medidas que se han tomado es, por ejemplo, colocar cubetas antiderrames en los puntos de almacenamiento de estos fluidos. No obstante, es importante destacar que en 2018 no se ha producido ningún vertido accidental.

En el año 2018, Ajusa ha generado unas 400 toneladas de residuos considerados no peligrosos (papel, cartón, plásticos, chatarras, madera y otros residuos industriales). El objetivo es recuperar el porcentaje más alto de estos residuos y reciclarlos, dándoles un nuevo valor para evitar que vayan al vertedero.

Para ello, la firma coloca contenedores específicos en lugares estratégicos de la planta y conciencia a los trabajadores de la importancia de separar cada residuo en su contenedor. En 2018, generó 403.648 kg. de residuos no peligrosos: 49.420 kg. de papel y cartón, 6.400 kg. de plásticos, 190.750 kg. de chatarra, 30.580 kg. de madera y 5.000 kg. de goma. De esta cantidad, recuperaron el 69,9%, es decir, 282.150 kg. no fueron al vertedero y se reciclaron para otra actividad.