Utilizando vehículos automatizados Clase S de Mercedes-Benz, Bosch y Daimler pretenden ofrecer este servicio a una comunidad seleccionada de usuarios en el corredor ‘San Carlos/Stevens Creek’, entre el centro y la zona oeste de San José. Debido a que se espera que su población crezca un 40% durante las próximas dos décadas, el área metropolitana de esta ciudad se enfrenta a crecientes desafíos en materia de transporte. Además, San José quiere prepararse para un futuro en el que los coches autónomos se desplacen por sus calles.

La aplicación para el servicio automatizado de transporte de pasajeros operada por Daimler Mobility Services demostrará cómo se pueden conectar inteligentemente servicios de movilidad tales como el uso compartido de automóviles (car2go), servicios de taxi (mytaxi) y plataformas multimodales (moovel). Los ensayos operativos proporcionarán información sobre cómo se pueden integrar los vehículos alta y completamente automatizados en una red multimodal de transporte. El objetivo es proporcionar una experiencia digital sin interrupciones, en la que una comunidad seleccionada de usuarios tendrá la oportunidad de pedir un coche que conduzca por sí mismo -y supervisado por un conductor de seguridad- desde un lugar de recogida designado hasta su destino.

Bosch y Daimler tienen como objetivo mejorar el flujo de tráfico en las ciudades, mejorar la seguridad vial y proporcionar los cimientos para el tráfico del futuro

Gracias a su trabajo de desarrollo conjunto en entornos urbanos, Bosch y Daimler tienen como objetivo mejorar el flujo de tráfico en las ciudades, mejorar la seguridad vial y proporcionar los cimientos para el tráfico del futuro. Entre otras cosas, la tecnología aumentará el atractivo por compartir coches. Sin comprometer la seguridad en la conducción, permitirá a las personas hacer el mejor uso posible del tiempo que pasan en sus vehículos y abrir nuevas oportunidades de movilidad para personas sin permiso de conducir.

Los trabajadores de las dos compañías están desarrollando conjuntamente los conceptos y algoritmos para el sistema de propulsión altamente automatizado. La tarea de Daimler es incorporar el sistema de propulsión al coche, además de proporcionar los vehículos de desarrollo, las instalaciones de prueba y los vehículos para la flota de pruebas. Por su parte, Bosch es responsable de los componentes especificados durante el trabajo de desarrollo, tales como sensores, actuadores, y unidades de control.