Cooper Tire Europa ha iniciado un periodo de consultas con sus empleados para decidir si cierra parte de la producción de su planta de Melksham, en Reino Unido, que afectaría principalmente a la fabricación de neumáticos para turismos.

La instalación de producción de neumáticos de Melksham, en su configuración actual, no es competitiva dentro de la red de fabricación global de Cooper o de la industria de neumáticos en general, ya que es la fábrica más antigua y con costes más elevados de Cooper.

El cese de la producción de neumáticos turismos, vehículos ligeros y otros cambios relacionados podrían afectar a aproximadamente 300 trabajadores de los 732 que forman la plantilla de la central europea de Cooper. Melksham seguiría siendo el hogar de la sede de Cooper Tire Europe, las oficinas de ventas y marketing, el Centro Técnico de Europa y el negocio de materiales. Se espera que la producción de neumáticos de motor y motocicleta también continúe en Melksham.

“Es esencial que Cooper sea competitiva a nivel mundial. Para cumplir con nuestros objetivos de crecimiento estratégico, debemos producir neumáticos de calidad en grandes volúmenes y a un costo competitivo", ha señalado Jaap van Wessum, director general de Cooper Tire Europe.

Desafortunadamente, el responsable indica que "la factoría de Melksham es una instalación antigua y pequeña, que no ofrece economías de escala, y es la planta de mayor coste en la red global de Cooper. Debido a la antigüedad de las instalaciones y a la ubicación en el centro de la ciudad, nuestra opinión actual, previa consulta, es que no es económicamente viable modernizar o incrementar allí la producción de neumáticos para turismos”.