Un juez de primera instancia de Torrelavega (Cantabria) ha rechazado anular la venta de un Volkswagen por tener un motor trucado con el que disimulaba las emisiones de óxido de nitrógeno, avanza la versión digital de 'El País' en un interesante artículo que les adjuntamos.

Se trata, recordemos, del primer fallo en España sobre este escándalo de dimensiones mundiales. Entre los motivos del fallo está el hecho que el comprador no demuestra tener una conciencia ecológica especial y que la reparación del vehículo que tiene el software malitencionado puede hacerse “en términos razonables”.

En concreto, el comprador de un Tiguan de 2012 pedía que se anulara la operación y la devolución del precio pagado por el vehículo (34.541,9 euros). El demandante ha sido condenado a pagar las costas, pero puede recurrir el fallo.

El denunciante alegaba que el vehículo que había comprado tenía el motor trucado para disimular las emisiones contaminantes. Volkswagen admitió en septiembre del pasado año que había equipado durante varios de sus modelos diésel con un programa informático que reducía la emisión de óxido de nitrógeno.

En total, el grupo alemán vendió 11 millones de vehículos con el “software fraudulento”, de los que casi 700.000 se compraron en España, entre ellos el Volkswagen Tiguan.