Desde 2006, el volumen de ventas de Liqui Moly se ha multiplicado por tres. “Esto se consigue trabajando duro. Así de fácil. Y así de difícil. Dormirse en los laureles después de lograr éxito, es algo inconcebible para nosotros. Queremos seguir avanzando, no queremos detenernos”, afirma Ernst Prost, director gerente de la empresa.

“Contratamos a más gente, desarrollamos nuevos productos, llegamos a nuevos mercados y aumentamos nuestra producción. Esta es nuestra rutina desde hace años. Nuestro crecimiento es orgánico. Nada de adquisiciones, nada de deudas. No necesitamos ningún apoyo. Nuestros fondos propios ascienden a 120 millones de euros y el balance general es de 160 millones de euros, lo que significa que tenemos una ratio de fondos propios del 75%. Así no nos tumba nada”, añade el responsable.

Según Ernst Prost, “puede que trabajar duro haya pasado de moda para algunos. Durante mis años de trabajo he aprendido que el éxito no les llega precisamente a los vagos que se cruzan de brazos y esperan a que les caiga la breva. El éxito toca a la puerta de los que trabajan dejándose la piel en ello, da igual que sean gerentes de empresas, comerciales o trabajadores en la línea de montaje. Si cada uno de los miembros de la empresa sigue ese ritmo, el éxito acabará llegando solo”.

El especialista en aceites y aditivos pagó recientemente una bonificación de 11.000 euros a cada uno de sus empleados. “El éxito de la empresa es el éxito de cada uno de los compañeros. Es de justicia que todos los que han contribuido a ello, participen del éxito. Y en la misma medida. Esos 11.000 euros abultan más entre mis compañeros de la producción que entre mis directivos. Para los compañeros que trabajan en los almacenes de nuestra filial de Sudáfrica, suponen los sueldos de casi dos años. Incluso nuestros practicantes y nuestros trabajadores temporales reciben una bonificación de 3.300 euros”, explica el gerente.

Además de los 835 empleados fijos, Liqui Moly da empleo también a unos 20 ó 30 trabajadores temporales para afrontar picos de producción y para sustituir a los compañeros con bajas por enfermedad largas. Su salario por hora se sitúa entre los 11 y los 15,41 euros. “Pero se trata tan sólo de una solución transitoria”, indica Prost. “Si necesitamos constantemente el apoyo de un trabajador temporal, le contratamos directamente. Seríamos tontos si no mantuviéramos a trabajadores que hemos formado y que, además, necesitamos. En los últimos tres años hemos contratado a 27 trabajadores temporales, es decir, uno de cada tres”.

“El dinero para las bonificaciones no llueve del cielo, sino que hay que ganarlo previamente”, continúa Ernst Prost, “al igual que los diez millones de euros para las inversiones, o los cinco millones para la investigación y el desarrollo de productos, o los 20 millones para marketing y publicidad. Tan sólo las existencias que necesitamos para la producción tienen un valor de 43 millones de euros. Todo esto es dinero que hemos ganado previamente”.

A pesar de las dudas e inseguridades en el mercado mundial, Prost asegura que la incertidumbre es parte del emprendimiento. “No hay que temerla, pero hay que saber gestionarla. Cuando aumentan los riesgos en un sitio, aparecen las oportunidades en otro. No hay que estar persiguiendo el dinero a ciegas. En esas ocasiones prefiero renunciar a unas ventas a las que no les gano nada. Por esta misma razón no incurrimos prácticamente en impagos. Esto es bueno para nosotros, pero también lo es para nuestros proveedores y clientes. Ellos saben que con nosotros tienen un socio fiable y estable a su lado, que no va a tambalearse, ni cuando le sople el viento en contra”.

En enero, Ernst Prost vendió sus participaciones de Liqui Moly al Grupo Würth, pero sigue siendo gerente. “La venta a Würth era un paso importante para poder asegurar el futuro de Liqui Moly a largo plazo, más allá del tiempo que yo esté aquí. Esto tan sólo significa que, entre bambalinas, ha habido un cambio de propietarios. Liqui Moly seguirá siendo independiente, yo seguiré asumiendo la responsabilidad de la empresa y, además, seguimos manteniendo nuestro modelo de ventas a través de los mayoristas, que tanto éxito nos ha deparado. Todo sigue tal cual, sólo que con más seguridad”.