Un total de 31 aprendices de la escuela de formación profesional de Škoda han vuelto al trabajo en el séptimo Prototipo de los Estudiantes. El proyecto fue suspendido temporalmente a mediados de marzo junto con toda la producción de Škoda Auto, así como las clases de la Academia Škoda, con el objetivo de evitar una mayor propagación de la pandemia de Covid-19.

Tras el parón forzado de cerca de dos meses, los aprendices y sus profesores han podido retomar su trabajo en la versión spider del Škoda Scala a través de lecciones teóricas y videoconferencias. Durante la fase final de la construcción del vehículo, el equipo del Prototipo de los Estudiantes se someterá a unos procedimientos de higiene y seguridad exigentes. Las lecciones prácticas se retomarán a partir del 1 de junio, de acuerdo con las medidas sobre el Covid-19 aplicables a escuelas y centros educativos adoptadas a nivel nacional por la República Checa.

koda scala spider estudiantes 2

Desde otoño de 2019, los estudiantes han estado trabajando en el coche de sus sueños. Por primera vez, los estudiantes basan su diseño, el séptimo de la serie desde que empezó el proyecto anual del Prototipo de los Estudiantes de Škoda, en el modelo compacto Škoda Scala, que están transformando en un modelo spider. Desde las ideas para los primeros bocetos hasta la construcción de un coche único con sus propias manos, pasando por el diseño del conjunto del vehículo, los estudiantes han hecho todo el trabajo ellos mismos, bajo la tutela de sus instructores. Han recibido apoyo de los ingenieros de Škoda y del personal de los Departamentos de Desarrollo Técnico, Diseño y Producción.

Los aprendices ya trabajan en la optimización del interior y los últimos retoques a las modificaciones previstas en la carrocería, todo ello respetando las normas de distanciamiento social. Esto implica videoconferencias cada martes, con todos los aprendices y el director del proyecto, Zdeněk Stanke, quien explica los retos especiales derivados del hecho de trabajar como parte de un equipo tan reducido. “Mantener las distancias de seguridad entre nosotros en todo momento, especialmente más adelante, durante la parte práctica, requerirá un esfuerzo especial. Esto se aplica sobre todo al ensamblaje final del Prototipo de los Estudiantes, que se hace completamente a mano. En consecuencia, hemos desarrollado nuevos flujos de procesos para minimizar los contactos, y hemos proporcionado equipos de protección adecuados para cuando no sea posible mantener la distancia de seguridad en todo momento. También nos aseguramos de que todas las herramientas y materiales requeridos para cada tarea sean desinfectados de forma regular”.

Junto con toda la plantilla de las plantas de Škoda, los estudiantes de la escuela están sujetos a más de 80 normas de higiene y seguridad, que fueron definidas de forma conjunta con el sindicato Kovo. Estas incluyen precauciones básicas, como mantener las distancias de seguridad con otras personas, evitar darse la mano, lavarse o desinfectarse las manos regularmente, así como técnicas para toser o estornudar de forma "segura". Como todos los empleados de producción de Škoda Auto, los miembros del equipo han sido equipados con mascarillas quirúrgicas que cubren la boca y la nariz, o con máscaras respiratorias.