detorosDe nuevo aprovechando la feria del Pilar en Zaragoza, un quintero de conocidos personajes del sector emprendieron camino del exilio para asistir a un festejo taurino en la capital del Ebro.

Se trata de un destierro motivado por la prohibición de la fiesta en Cataluña, que obliga a los aficionados a rememorar viejas costumbres de épocas de dictaduras, tiempos en los que había que cruzar la frontera para poder visionar películas que hoy en días nos parecen infantiles.

Y sólo porque la fiesta nacional es políticamente incorrecta en Cataluña, donde los nacionalistas la identifican con España, cuando lo que realmente deberían prohibir son el abuso, el cinismo, la hipocresía y la corrupción de los partidos políticos, calificados en una reciente encuesta como el tercer mayor problema social.