Goodyear ha firmado un acuerdo tecnológico con la empresa californiana Tesloop, que ofrece servicios de coche compartido con vehículos semiautónomos, para investigar y generar modelos sobre las prestaciones de los neumáticos en coches autónomos.

Desde que inició su actividad en julio de 2015, Tesloop, que cuenta con una flota cada vez mayor de vehículos semiautónomos de la marca Tesla ofreciendo servicios de coche compartido para distancias de entre 50 y 300 kilómetros, ha sumado 20.000 kilómetros al mes por vehículo. El primer automóvil de la empresa que inauguró el servicio, un Tesla Model S, está a punto de superar los 250.000 kilómetros, calzando exclusivamente neumáticos Goodyear.

Las próximas actividades de carácter tecnológico se centrarán en la creación y desarrollo de modelos predictivos para el desgaste de neumáticos, a través de sistemas de aprendizaje automático con análisis de Big Data predictivos. La creación de indicadores que optimicen los procedimientos de mantenimiento de los neumáticos es otro de los objetivos del acuerdo.

“Nuestro objetivo consiste en ofrecer, con la ayuda de nuestra experiencia y amplio conocimiento del diseño y funcionamiento del neumático, así como del negocio de las flotas, la gama más innovadora de tecnologías y servicios, destinada a los vehículos de la nueva generación de flotas de transporte de pasajeros”, declaró Jim Euchner, vicepresidente de Innovación Global en Goodyear. “El liderazgo de Tesloop en el uso de coches eléctricos semiautónomos y conectados a la red nos permite conocer, a día de hoy, cómo será la movilidad del futuro, cuando podría ser habitual que los vehículos recorrieran unos 250.000 kilómetros al año”.

“En Goodyear somos conscientes de que la capacidad de obtener información en tiempo real sobre la carretera, las condiciones de circulación y los patrones de conducción desempeñará un papel decisivo a la hora de optimizar el rendimiento de los neumáticos para vehículos autónomos”, indicó también Euchner. “Cada vez disponemos de más datos recogidos por los numerosos sensores ubicados en los vehículos y extraídos de bases de datos online, lo que supone una oportunidad sin precedentes para crear un marco digital en tiempo real que permita optimizar tanto la seguridad como la cobertura, además de disminuir los gastos de explotación”.