Con los nuevos productos Dual Voltage Battery Management System y PowerPack 48 Volt, Hella es una de las primeras del mercado en ofrecer soluciones innovadoras de módulos de batería para automóviles parcialmente eléctricos, los llamados vehículos híbridos ligeros. Las nuevas soluciones permiten un ahorro de 5 a 6 gramos de CO2 por kilómetro y, por lo tanto, ayudan a alcanzar los objetivos de CO2 a corto plazo.

A partir de 2020, los vehículos recién matriculados en la Unión Europea no podrán superar un valor límite de 95 gramos de CO2 por kilómetro. "Sin embargo, el motor de combustión interna no desaparecerá de la noche a la mañana. Para alcanzar los valores límite especificados, los vehículos deben ser electrificados", explica Björn Twiehaus, director de Gestión de Energía del Centro de Productos en Hella.

Por ejemplo, la compañía ha desarrollado el sistema de gestión de batería de doble voltaje para la clase compacta y de rango medio. El sistema permite que los vehículos con motores de combustión interna se conviertan en un híbrido ligero. Combina los elementos centrales separados convencionales, como una batería de 48 V, una batería de 12 V y un transformador de voltaje (convertidor DC-DC) dentro de un solo producto en el espacio del paquete de una batería de plomo-ácido convencional, lo que facilita la integración del sistema en la arquitectura del vehículo existente.

Otra ventaja, según Hella, es que el sistema de gestión de batería de doble voltaje elimina la necesidad de una batería de plomo-ácido en el automóvil. El sistema consta de celdas de iones de litio que se conmutan de manera inteligente según la aplicación. Por lo tanto, la capacidad se puede utilizar específicamente en el sistema eléctrico del vehículo de 12 ó 48 voltios.

Hella ha diseñado el PowerPack de 48 voltios para vehículos con una clasificación de potencia más alta. Combina una batería de iones de litio de 48 voltios, incluida la gestión de la batería y el convertidor DC-DC. Además de la batería de 12 voltios, el PowerPack 48 también se introduce en el vehículo. Permite funciones híbridas, como la recuperación (capacidad de recuperar energía al frenar) o la marcha libre activa (el motor de combustión interna se apaga durante la conducción), así como otras funciones de confort para la clase de lujo, como iluminación ambiental, control de clima automático y control de chasis activo.

Los nuevos productos sirven principalmente al creciente mercado de híbridos ligeros de 48 voltios. Según estudios realizados por la empresa de análisis IHS Markit en Londres, la participación anual de nuevos registros en este área aumentará en todo el mundo de seis millones en 2020 a 35 millones en 2030.

"La hibridación con 48 voltios es particularmente prometedora porque requiere sólo una pequeña intervención en la arquitectura del vehículo, al mismo tiempo que ofrece métodos de recuperación de energía eficientes y eficiencia energética mejorada ", afirma Björn Twiehaus. Hella ya ofrece productos para todo tipo de unidades, desde sistemas de sensores de batería para micro-híbridos (sistema automático de inicio / parada), hasta electrónica de potencia para híbridos ligeros y electrónica de batería para aplicaciones de alto voltaje en vehículos completamente eléctricos.