Siempre que el circuito de refrigeración se mantenga en correcto funcionamiento, y con el nivel y calidad de líquido recomendado, éste no alcanzará el punto de ebullición cuando las temperaturas sean altas, recoge un artículo del Blog Ruta 401 de Loctite, en el que describen la historia del anticongelante, sus mitos y verdades, así como consejos de mantenimiento.

Las recomendaciones de los fabricantes con respecto a la supervisión y la sustitución varían según las características de cada vehículo, aunque se suele aconsejar sustituirlo en cada revisión rutinaria (generalmente cada 40.000 ó 60.000 kilómetros, o al cabo de dos años). Sin embargo, conviene revisarlo también en cada cambio de estación, ya que con las subidas de temperatura, por ejemplo, el líquido puede evaporarse.

El artículo completo se puede leer pinchando AQUÍ.