Honda Motor y General Motors han anunciado la creación de una 'joint venture' para producir en masa pilas de hidrógeno que se utilizará en los futuros productos de cada empresa. Bajo el nombre 'Fuel Cell System Manufacturing', la nueva compañía operará en las actuales instalaciones que emplea GM para la fabricación de baterías en Brownstown (Michigan, Estados Unidos).

Se espera que la producción de estos sistemas comiencen alrededor de 2020 y creará cerca de 100 nuevos puestos de trabajo. La 'joint venture' será operada por un consejo de administración compuesto por tres ejecutivos de cada empresa, que incluirá un presidente rotatorio.

La inversión global asciende a 80 millones de euros (85 millones de dólares) y se repartirá al 50% entre cada fabricante, que ya colaboran desde 2013 para el desarrollo de pilas de combustible de próxima generación y en tecnologías de almacenamiento de hidrógeno.

“En los últimos tres años, los ingenieros de Honda y GM han estado trabajando como un solo equipo en el que cada compañía ha aportado el 'know-how' de su experiencia única para crear una nueva generación de pilas de combustible compactas y de bajo coste”, destacó durante la presentación Toshiaki Mikoshiba, responsable de Operaciones de la Región Norteamericana de Honda Motor. “La creación de un extraordinario equipo de trabajo nos ha de conducir a un sistema conjunto de producción en serie de pilas de combustible, que a su vez nos ayudará a cada compañía a crear valor añadido para nuestros clientes en los automóviles del futuro”.

Además de avanzar en el rendimiento del sistema de pila de combustible, GM y Honda están colaborando para reducir el coste de desarrollo y fabricación a través de economías de escala y aprovisionamiento común. Ambos fabricantes también trabajan con gobiernos y otros actores interesadas para avanzar aún más la infraestructura de carga, fundamentales para la viabilidad a largo plazo y la aceptación del consumidor de vehículos con pila de combustible.